INFORMACIÓN GENERAL

Caracoles continúa el reclamo para evitar el cierre de sus escuelas

Caracoles continúa el reclamo para evitar el cierre de sus escuelas

Por Sabrina García

La Escuela 25 de Caracoles del Delta sanfernandino resiste el cierre establecido por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires por la falta de mantenimiento del arroyo. Las familias se autoconvocaron y realizan asambleas y talleres en el establecimiento.

Se cumplieron tres semanas de aquel miércoles triste para las escuelas del Delta cuando llegó, sin previo aviso, la noticia del cierre de ocho establecimientos educativos. De aquel día a hoy hubo marchas, vecinos movilizándose a la Jefatura Distrital, a la Dirección Provincial de Islas; asamblea en plaza Mitre y en arroyo Felicaria; una actividad cultural y juntada de firmas en la Estación Fluvial en Tigre; la viralización de fotos con la consigna no al cierre de escuelas; la manifestación de la Red de Murgas San Fernando; reuniones con legisladores nacionales; una sesión extraordinaria en el Concejo Deliberante de San Fernando para repudiar la medida; y hasta una marcha por tierra y por agua para impedir el cierre. El resultado: el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires resolvió dar marcha atrás con el cierre de seis de esas ocho instituciones educativas pero la Escuela 25 y el Jirimm 1 de arroyo Caracoles quedaron fuera porque falta terminar la tarea de dragado que permite la normal navegabilidad en momentos de bajante.

Desde San Fernando Nuestro, como así nuestros lectores, conocemos la realidad de la Escuela 25 y del Jirimm 1. Durante dos años hemos dado difusión al compromiso de los docentes que, en días de bajante, daban clases en la lancha escolar porque no se podía llegar hasta los establecimientos educativos. Es un arroyo que necesita del dragado para poder tener el mantenimiento necesario que permita su navegabilidad siempre, no sólo cuando el río está alto.

La medida de la marcha atrás con el cierre de las escuelas se dio un día antes del discurso de la Gobernadora Vidal en la apertura de las sesiones legislativas. Algunas fuentes consultadas manifestaron que, ante el temor de que “se les vayan hasta la legislatura con el reclamo del no cierre de escuelas” la mandataria decidió retroceder en la medida. Quizás algunos creyeron que de pasar a ocho escuelas cerradas, sólo fueran dos, las aguas se calmarían pero la realidad es que la comunidad educativa de Caracoles resiste porque no es solamente el cierre de una escuela sino que es la clausura de vínculos con el continente, es desintegrar los lazos sociales, es quitar fuentes de trabajo como el caso de las auxiliares que sólo puede trabajar allí porque no hay una lancha que las pueda llevar hasta otra escuela. Son chicos que se quedan fuera del sistema educativo porque no solo se habla de dos horas de navegabilidad para llegar hasta Felicaria, el arroyo donde se encuentra la otra escuela donde los han mandado “reagrupados”, sino que hay familias que con bajante no van a poder salir.

“Las familias se autoconvocaron y no quieren ir a otra escuela. No quieren mandar a sus hijos hasta Felicaria donde los rehubicaron”, explicó Amelia, directora de la Escuela 25.

El cambio de escuela implica “más horas de lancha y hay dos familias que directamente no pueden salir o entrar del arroyo con agua baja. Es muy difícil la situación”, completó la directora.

El miércoles se llevó a cabo una asamblea en la que participaron las familias de Caracoles. Hasta allí llegó la inspectora Distrital, Clarisa Cea, quien “ordenó a las docentes de inicial que recogieran el material didáctico y administrativo de la escuela para hacer efectivo el traslado”, según lo expresaron desde el Frente de Docentes Isleños. Hoy está previsto que se realice una jornada taller.

La Escuela 25 de arroyo Caracoles tiene una historia de 103 años. Compartimos algunos recortes que publicó María José Parejo, subsecretaria gremial de SUTEBA de la provincia, que da cuenta de ese recorrido.

 


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 1 = 4