OPINIÓN

La provincia y el post octubre

Agustin cesio

Por Agustín Cesio*

Cambiemitas y peronistas piensan en las elecciones pero también en el día después: un repaso por algunos movimientos y gestos que permiten especular con el futuro inmediato.

En suelo bonaerense, tras cumplirse una de las funciones de las PASO –la reducción de la oferta electoral a cinco competidores– se relanzó la campaña para unas elecciones generales que, como se dijo aquí, se balotajizaron. En lo inmediato, en lo político electoral, una fuerza confirma su estrategia, mientras que otra recalibra en parte –buscando territorializar– la suya. ¿Le alcanzará? De las tres restantes, el debate está entre sostener lo logrado y la reducción de daños.

A mediano plazo existen tendencias que se perfilan. Advertirlas resulta más interesante que sobreinterpretar una contienda que, a entender de quien escribe, puede predecirse. Hay señales que sugieren movimientos que efectúan, por debajo de la superficie, aquellos sectores y dirigentes mejor posicionados en los dos polos políticos competitivos. Sin dudas, están queriendo anticiparse al nuevo orden político post 22 de octubre. Para muestra basta un botón: la Primera Sección electoral.

Se trata de un lugar donde Cambiemos puede cimentar un particular predominio, donde el massismo supo tener, otrora, su punto fuerte y donde los intendentes peronistas que gobiernan la mitad de sus municipios aparecen como los más movedizos y discutidores. Pasemos a ver eso.

La disputa venidera de los intendentes cambiemistas

El oficialismo hará valer su marca repitiendo lo que hizo en las PASO: la participación de Vidal irá in crescendo. El cambiemismo se muestra confiado. En primer lugar apuestan a captar ese porcentaje del padrón que no fue a votar en agosto y lo hará ahora. Luego, aspiran a crecer licuando a 1País.

El mes pasado la consultora Synopsis dio a conocer un trabajo en el que daba cuenta de la variación del voto en los municipios de la Primera que pertenecen al Gran Buenos Aires, entre las generales de 2015 y estas PASO. Mientras que el único crecimiento significativo del cristinismo se dio en Vicente López, el oficialismo avanzó en San Miguel, Malvinas Argentinas, Hurlingham, Tigre, José C. Paz, Moreno, San Fernando, Tres de Febrero e Ituzaingó.

¿A qué viene esto? Como se decía antes, Cambiemos tiene condiciones para construir un predominio en la sección. Las victorias en San Martín e Ituzaingó, y las buenas elecciones en Hurlingham y los distritos massistas, deben sumarse a los distritos donde ya son oficialismo. Deberán trabajar con su única anomalía, Pilar. Allí, la variable a tener en cuenta será cómo el peronismo terminará de integrar la interna entre sus cuatro listas.

Si se consuma esta situación, lo interesante va a ser la disputa por el liderazgo regional entre los jefes comunales. Alguna pista hubo en el cierre de listas, cuando Jorge Macri no quiso resignar su posición por ser el más antiguo. “Me dejaron afuera de la senaduría, no me van a cagar la lista seccional”, cuentan que dijo el primo del presidente, quien además alentó una interna en Hurlingham. ¿Se cristalizarán dos líneas internas cambiemistas? Lo cierto es que en los últimos tiempos hubo un acercamiento de posiciones entre los intendentes viejos Gustavo Posse y Jorge Macri. Y existen situaciones que guardan cierta similitud entre los intendentes nuevos: Diego Valenzuela, Ramiro Tagliaferro, Jaime Méndez.

Un ejemplo de la disputa por el liderazgo se da en San Martín. La victoria de la lista que encabezó un delegado de Santiago López Medrano animó a todas las tribus cambiemistas a pensar en un 2019 en el que podrían destronar a Gabriel Katopodis y a competir entre sí para obtener una pole position a los ojos de María Eugenia Vidal. A falta de claridad sobre la candidatura natural de López Medrano, el ivoskismo no deja de soñar con volver al palacio municipal, el diputado provincial possista Walter Carusso junta porotos para controlar el concejo deliberante y hasta Jorge Macri busca entrometerse en el asunto: se comenta que mandó a domiciliar a un hombre de su extrema confianza, el diputado provincial César Torres, aunque “El Tuta” lo niega.

El peronismo, en la búsqueda de una nueva lógica interna

Cristina peronizó la campaña ciudadana aunque mantiene el carácter economicista que parece no haber juzgado el electorado. Porque el territorio manda, los puntales de este tramo de la campaña serán los intendentes, con quienes la ex presidenta selló su pacto hasta el 22 de octubre. ¿Servirá para incrementar el caudal electoral?.

A pesar del pacto, en no pocos municipios ya asumen que una victoria sobre Cambiemos puede ser un objetivo que no se cumplirá. “Está complicado”, es la respuesta más escuchada ante la pregunta del panorama de octubre. Por esa razón, las señales que muchos vienen dando apuntan a 2019, aunque una reunificación del peronismo puede ser más plausible para después de esas presidenciales.

“El peronismo bonaerense va a empezar a manejarse con una nueva lógica, distinta a la que se venía manejando”, comentó días atrás la mano derecha de un intendente del reverdecido Grupo Fénix. Lo cierto que este agrupamiento es el más activo, sea para socorrer a su hermano en problemas, Walter Festa, sea para sentar posición sobre el peronismo que quiere. Una pista de ello fue en el reciente homenaje a Antonio Cafiero, en el que la presencia de delegados de Sergio Massa alimentó la idea de una unificación del peronismo bonaerense, idea desalentada por los dichos de Fernando Espinoza y la contestación del tigrense.

El día que Cristina encabezó un acto en La Plata, en Villa la Ñata comenzó a charlarse la renovación de autoridades del PJ de la provincia. No hay fechas claras: puede ser antes de las fiestas o en marzo del año que viene. Quien primero manifestó su interés en presidir el partido fue Gustavo Menéndez que, acompañado por este prolífico Grupo Fénix de Leonardo Nardini y Ariel Sujarchuk, entre otros, insiste en la idea de una renovación, actualización y modernización del peronismo. La discusión comenzó y es poco probable que el matancero Espinoza entregue el cargo sin dar pelea. Habrá que ver, además, cómo se manejará el otro gran actor de veto, Lomas de Zamora.

Hay mucha tela para cortar aún, y se aguardan muchos movimientos de palacio. Bien vale hacerse una pregunta: ¿hay condiciones de posibilidad para que la tan mentada unidad del peronismo, al menos el bonaerense, venga traccionada desde abajo, con eje en los intendentes?.

Massa y la vuelta al peronismo, una cuestión de tiempo y condiciones

Los 15 puntos fueron un baldazo de agua fría para Sergio Massa, sobre quien se ciñe una pregunta: ¿mantendrá sus votos o sufrirá lo que De Narváez en 2013? El colega y amigo Nicolás Lantos matizó el interrogante. “¿Y si los votos que Massa iba a perder a manos de Cambiemos ya los perdió en agosto?”, dijo.

En la Primera, la tensión entre la mantención de votos o la probable fuga hacia Cambiemos guarda una crucial importancia: el piso de la sección es de 12,5%. Perder más puntos sería catastrófico, se corre el riesgo de no conseguir ningún senador provincial cuando en 2013 se llevaron cinco de ocho.

Este resultado disparó desazón y críticas a la estrategia adoptada. En off, dirigentes y concejales cuestionaron la alianza con el GEN y comienzan a reclamar una vuelta al peronismo. Por ahí podría entenderse la presencia del intendente de Tigre, Julio Zamora, en el homenaje a Cafiero. Aunque no será triunfador, el millón y medio de votos de Massa le permiten ser parte de la discusión futura del peronismo.

No será algo tan sencillo y no hará que sea así Massa, quien buscará lógicamente imponer algún condicionamiento. “Volver a un peronismo con Cristina adentro es muy difícil. Lo de Zamora en el homenaje fueron guiños de Massa al PJ para darle opciones después de octubre. Por lo menos al sector que no quiera seguir con Cristina y empezar a armar otra cosa”, consideró uno de ellos.

Teniendo en cuenta esto último, parece más probable el acercamiento con los gobernadores que resisten el embate vidalista por el Fondo del Conurbano. En concreto, podría haber un acercamiento entre los diputados massistas y aquellos ligados a los gobernadores que no reconocen la jefatura de la ex presidenta, como los cordobeses o el riojano Sergio Casas, quien visitó el COT de Tigre semanas atrás. Más lejano en el horizonte, aunque no imposible, parece ser el armado de un interbloque con los diputados no camporistas de Unidad Ciudadana, tal como comentó un diputado massista durante el raid de Massa en la sección.

Desde la Primera al resto de la provincia

¿Pueden ser 24 municipios de los 135 bonaerenses cruciales? En términos absolutos no. La Primera vale lo mismo, para Cambiemos, que empiojarle a Cristina su sección, la Tercera, o ensanchar la victoria en La Plata, Bahía o Mar del Plata.

Sumamente heterogénea en términos sociológicos, la Primera concentra una densidad dirigencial que va a seguir dando que hablar en el futuro: el intendentismo peronista, Sergio Massa, María Eugenia Vidal. Por eso, en términos relativos, podemos cerrar con otro interrogante.

(*) Agustín Cesio. Periodista. Twitter: @agustincesio

Nota publicada en Revista Zoom


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 1 = 9