Dormir menos también incide en la motivación y el humor

by Sabrina Garcia | 15 abril, 2019 12:02 am

Melina Furman[1]

Melina Furman*

Al llegar a la adolescencia, nuestro cronotipo (es decir, el perfil biológico que habla de en qué momento del día estamos más alertas) se convierte en el de los llamados “búhos”, que prefieren los horarios vespertinos y suelen estar hechos unos zombis por la mañana. No es casualidad entonces que tantos profesores noten que los chicos y chicas estén dormidos justo cuando necesitan toda su atención para aprender en la escuela.

Este fenómeno es conocido por los científicos, que vienen encontrando en distintos contextos que ser más nocturno o “búho” tiene una asociación negativa con las calificaciones escolares cuando las pruebas se toman a la mañana. Y también encuentran que incide negativamente en la motivación, el humor y el alerta, factores fundamentales que afectan la capacidad de aprender. Parte del problema es la falta de sueño, que además se va acumulando a lo largo de los días. Los estudios muestran que la mayoría duerme por lo menos una hora menos de lo recomendado.

¿Es posible retrasar el comienzo del día escolar? En el mundo hay algunos ejemplos (pocos) de estos intentos, como el del distrito de North Allegheny, en Pittsburgh, Estados Unidos. En estos casos, se ve que comenzar el día escolar media o una hora más tarde mejora los desempeños de los estudiantes y reduce el ausentismo escolar.

El desafío de cambiar los horarios es, naturalmente, la organización tanto de la escuela misma como de los horarios laborales de las familias. En la Argentina, buena parte de las escuelas secundarias es aún de jornada simple, lo que significa que un mismo colegio puede tener hasta dos y tres turnos (mañana, tarde y vespertino).

Comenzar el primer turno más tarde implicaría retrasar el inicio del resto. Una segunda cuestión tiene que ver con el trabajo de los docentes, contratados por horas cátedra en distintas instituciones y cuyos horarios habría que coordinar, mientras se avanza en la urgente necesidad de los profesores contratados por cargo. No es sencillo, claro que no. Pero los resultados parecieran valer la pena. Por ahora, algunas escuelas comenzaron a repensar su cronograma semanal de modo que las evaluaciones y aquellas materias que podrían requerir más concentración no estén ubicadas al comienzo del día. Algo es algo.

(*) Melina Furman. Doctora en Ciencias Sociales. Universidad de Buenos Aires.

Nota publicada en La Nación

Endnotes:
  1. [Image]: https://www.sanfernandonuestro.com.ar/wp/wp-content/uploads/2015/04/3f1fa77-e1430195162100.jpg

Source URL: https://www.sanfernandonuestro.com.ar/wp/dormir-menos-tambien-incide-en-la-motivacion-y-el-humor/