Franco Vacarezza: “La travesía fue la excusa para ayudar a las escuelas rurales de Misiones”

by Sabrina Garcia | 17 agosto, 2014 10:59 pm

Por Sabrina García

Llega en su bicicleta: “la camioneta me quedó en Misiones”, comenta. Franco tiene 33 años, es abogado, nacido en San Fernando, amante del Delta, disfruta de remar en kayak y emprendió una aventura la de unir Tigre con Iguazú (Misiones).

Quién es Franco Vacarezza?
Nací en San Fernando, tengo 33 años, soy abogado. Por tradición familiar siempre vivimos cerca del agua: mi bisabuelo fue uno de los socios fundadores del Club San Fernando, mi padre socio del Club, mi madre es nacida en la isla y siempre vivimos a orilla del río Luján. De chico, he pasado largas tarde pescando. Estudié, me recibí de abogado y me empecé a ganar la vida y aburrir un poco con eso. En el 2003 me compré un kayak, comencé a remar solo y a partir del año pasado me reencontré con Enrique Escobar, un amigo de mi infancia con el que comenzamos a imaginar un viaje que uniera Misiones con Tigre.

Por qué la necesidad de unir Misiones con Tigre?
No se cuando fue pero comencé a tener una vinculación muy fuerte con la Provincia de Misiones. Conocí a Martín Gonzalez que tenía un proyecto ambiental en Misiones, luego fundó una reserva y a partir de 1997 empecé a viajar todos los años allí.
Comencé a echar raíces en Misiones y empecé a pensar la idea de hacer una travesía que uniera a esa provincia con Tigre, quería ayudar a las escuelas rurales.

Cómo fue hacer la travesía de Iguazú-Tigre?
La travesía no me animaba a hacerla solo. El Paraná es uno de los ríos más grandes del mundo. Cuando Enrique se sumó nos entusiasmamos y comenzamos a planificar este viaje que nos haría recorrer 1.700 kilómetros en kayak.
Al principio nos fue difícil conseguir los botes apropiados, cada uno tenía su propio bote pero no eran los indicados para el viaje que íbamos a emprender. Finalmente conseguimos que nos hagan unos botes especiales que son con los que viajamos.
Para Navidad viajamos a Misiones y el 28 de diciembre partimos de Puerto Iguazú aguas abajo, en un viaje que duró 44 días. En el viaje pasó de todo, la mayoría de las cosas fueron positivas.
Un mes antes de viajar nos contactaron Milba y Alejandro, dos chicos de Santa Fé que tenían programado un viaje similar. Con ellos hicimos el primer trayecto del viaje.

Qué anécdotas nos podés contar del viaje?
Los kayakistas de Santa Fé tienen una idiosincrasia muy distinta a la nuestra. Nosotros íbamos armados hasta los dientes: equipos de comunicación, celular, computadora, no nos faltaba nada y ellos tenían sus botes vacíos. Mucho más salvajes, suelta y nos reímos todos.
El viaje se dividió entres etapas: Misiones, Corrientes y la de Rosario hasta acá, que fue la más dura. Tormenta, granizo, rayos, agua dentro de la carpa, cuando quisimos entrar a Ramallo era un torbellino de agua, árboles y barro. En San Pedro nos agarró una tormenta muy fuerte con rayos y granizo.

Para qué promocionaron la travesía? de qué forma la gente podía colaborar?
La travesía fue una excusa para ayudar a dos escuelas rurales del norte de Misiones. Fue una manera de difundir la actividad. Además de la travesía participamos de una peña y en medio del salón pusimos un bote, la propuesta era llenar el bote con comida. Fue una forma de que todos sean parte del viaje y de la ayuda a esas escuelas.

Este año viajaron para hacer unas jornadas solidarias?
Continuamos el trabajo que iniciamos el año pasado, en aulas satélites que hay en Misiones. Este año ayudamos puntualmente a una de ellas que no tenía agua, ni luz, construida con tablas de madera que dejaban pasan el agua. Recibimos donaciones de materiales de construcción, cargamos eso y nos pusimos a trabajar en la escuela. A fin de este mes queda la escuela nueva, nos estaría faltando hacer una perforación para que tenga agua potable.
Mientras trabajábamos en la escuela una de las voluntarias que se sumaron en esta propuesta estuvo trabajando con los alumnos y sus familias.
Trabajamos no sólo con la escuela, tenemos un vínculo social muy fuerte con la comunidad.
Victoria Gerling trabajó con un libro llamado “¿En qué piensas?” y que le permitió a través de una actividad que los niños se representarse a si mismos y sus pensamientos y sueños. La experiencia fue conmovedora y sorprendente e incluyó a los maestros, a los padres y a los abuelos. Hay una anécdota de una abuela que se dibujó y en su cabeza (que representaba sus sueños) había una mujer, al ser consultada dijo que era ella y la mujer era la maestra que le iba a enseñar a leer y a escribir.

Además de vos y Enrique los acompaña más personas? Son una ONG? Cómo se puede ayudar?
Se fueron sumando personas al grupo. Nos interesa la idea de conformar una ONG para lo cual tenemos que consolidar un grupo, definir y compartir los mismos objetivos. En este momento somos doce personas y ese grupo se está armando.
Para contactarse lo pueden hacer a la página que creamos en facebook[1] de la travesía, allí informamos las actividades que vamos desarrollando. En este momento estamos juntando útiles escolares y juguetes.

Los invitamos a escuchar la entrevista completa en el siguiente link:

Extractos de la entrevista realizada a Franco Vacarezza en el programa Encuentro San Fernando emitido el lunes 11 de agosto por Fm La Barca.

Endnotes:
  1. facebook: https://www.facebook.com/travesiasolidariaiguazutigre?fref=ts

Source URL: https://www.sanfernandonuestro.com.ar/wp/franco-vacarezza-la-travesia-fue-la-excusa-para-ayudar-a-las-escuelas-rurales-de-misiones/