Romina Bressan, la médica de Infico que fue la primera donante de plasma de nuestra ciudad

by Sabrina Garcia | 23 julio, 2020 10:18 pm

Por Sabrina García


Romina Bressan es médica, se contagió COVID trabajando, estuvo 47 días aislada y cuando se recuperó se convirtió en la primera sanfernandina en donar plasma. La vecina del barrio Infico, residente del Hospital Cordero, promueve la donación de plasma para ayudar a otros y describe que la pandemia hay que transitarla con “responsabilidad y compromiso”.

Tiene 30 años, estudió medicina y hace su residencia en el Hospital Cordero. Hace 22 años vive en nuestra ciudad. Trabajó en un polideportivo de nuestra ciudad y actualmente practica deportes en uno de ellos. Reconoce que cuando veía que algunos médicos eran amenazados o atacados por supuestamente propagar el virus, le daba miedo y temía por su familia. Sin embargo, cuando se contagió sus vecinos la contuvieron. “Me mandaban cartas por debajo de la puerta, me ofrecían hacer las compras, preguntaban si estaba bien o simplemente me llamaban para hablar porque sabían que estaba sola”, destaca la médica del barrio Infico.

Médica donante de plasma[1]¿Estabas trabajando cuando te contagiaste?, ¿Era un sector para pacientes con COVID-19?

Soy residente de clínica. El 11 de abril estuve de guardia porque nos repartimos ese fin de semana largo que era de Pascua. En ese momento, todos los que eran sospechosos de COVID-19 pasaban directamente a Terapia Intensiva, ahí se activaba el protocolo y se utilizaban los camisolines y todo el equipo de protección.

Nosotros estamos a cargo de la Unidad de Cuidados Intermedios (UCI). En ese momento todavía no había pacientes, ni sospechas, ni casos positivos porque recién estaba empezando la pandemia. Ya teníamos el protocolo, habíamos participado de charlas. Ese día la terapia intensiva se llenó de pacientes y hubo cinco sospechosos que se internaron en la UCI. Los atendimos con los equipos de protección, el hisopado les dio negativo. Uno de ellos estaba en buen estado general pero como la saturación de oxígeno estaba media rara decidí esperar un día más y evaluar al otro día si podíamos darle el alta. Al otro día nos llamaron del laboratorio porque habían recibido una muestra que había arrojado un falso negativo y que en realidad el paciente era positivo. Ahí se activó protocolo, cerramos la UCI, sacamos todos los acompañantes que había y a todo el personal de la salud que tuvo contacto se lo aisló por 14 días. En total éramos 12.

Llamé a mi casa, porque yo en ese momento vivía con mis papás, y les dije “me pasó esto”. Mi mamá se largó a llorar, pensaba que me iba a morir. Les pedí que se fueran a la casa de mi hermano por las dudas para evitar el contagio.

Al otro día, cuando desperté, estaba sola en mi casa. No tenía ni gusto ni olfato. Y ahí empezó mi pesadilla. Como tengo una patología de base fui mucho más propensa y con los síntomas muchísimo más evidentes. En ese momento entre los síntomas no figuraban la pérdida del olfato y el gusto. Días más tarde me hisoparon y el resultado fue positivo.

Claro, los síntomas del gusto y olfato se descubrieron después…

Viste que esto va cambiando todos los días, o sea, todos los días hay que estar leyendo y actualizándose. Estuve diez días sin gusto y olfato, una angustia tremenda. Después ahí empezó la tos, el cansancio, sangrado de encías. La verdad es que fue una pesadilla. Fui la única de las 12 personas de los que se aislaron que se contagió. Gracias a Dios ninguno de mis compañeros se contagió, pero yo la pasé muy mal a pesar de que no tenía la saturación de oxígeno abajo ni estaba en mal estado en general. Por eso me permitieron estar en mi casa.

Fueron 47 días largos de no ver a nadie y no tener contacto con nadie. La soledad era horrible, la tos insoportable a la noche, la angustia por estar sola, mis papás me llamaban a cada rato para ver si no me había pasado nada. Por otro lado, el Municipio activó el protocolo y desinfectaron todo el barrio Infico.

Se tenían que hacer todas las cosas bien y se hicieron. Pero bueno, la verdad es que pasé una pesadilla. Pensaba “soy médica, estudié para ayudar a los demás y si me tocó vivir esta pesadilla tengo que transformarla en algo bueno”. Por eso cuando se empezó a usar lo del plasma pensé en donar. Es importante decir que todavía está en estudio porque hay que tener en cuenta que no es para curar, no es el remedio, pero sí se vio que ha ayudado a la recuperación de pacientes que están en estado crítico.

Médica que donó plasma[2]¿Cómo fue que llegaste a donar?

Cuando ya tuve el alta me llamaron del INCUCAI, me hicieron una encuesta para ver si calificaba para poder donar y me dijeron que sí. Y desde ahí me fueron a buscar a mi casa y me llevaron a un centro en La Plata. No es que solamente La Plata, hay un montón de centros que están juntando plasma.

La donación duró menos de una hora y lo que más me gustó fue que la jefa de Hemoterapia me dijo que el plasma que yo había donado ya tenía cuatro candidatos. Me hizo bien saber que a esas personas las podía ayudar, que ya tenían asegurado el plasma. Siempre le digo a mi familia y a mis amigos, porque todos estuvieron acompañándome, que tenemos que incentivar a la donación. Fui tan inútil durante tantos meses de estar enferma que al menos después pude ayudar donando.

Para aquellos que tuvieron COVID-19 y piensan en donar pero no saben en qué consiste ¿Cómo es el procedimiento de donación de plasma?

Es muy sencillo. Me lo han preguntado y yo en mi Instagram siempre subo cosas para incentivar la donación, que es algo activo que podemos hacer y no tiene que ser médica sino tener un corazón dispuesto a ayudar.

Es un pinchazo en una vena y lo que hace la máquina es sacarte, según tu peso y tu altura determinan cuánto plasma podés donar. Te conectan a una maquinita, te sacan sangre que ingresa a una centrífuga que divide plasma por un lado y glóbulos rojos, blancos y plaquetas por el otro. El plasma es el que contiene los anticuerpos que formamos los que estuvimos enfermos por Coronavirus. Entonces la máquina se queda con tu plasma y el resto reingresa a tu cuerpo. Es un proceso muy fácil. Podés ir desayunado. De hecho mientras están haciendo la extracción de sangre te dan desayuno. Me atendieron súper bien.

Y otra cosa que me preguntan mucho es “si yo dono plasma los anticuerpos ¿se me terminan?”, y la respuesta es no. Justamente el cuerpo sigue generando anticuerpos. No quiere decir que yo no me pueda volver a infectar porque eso también está en estudio. Todo esto es muy nuevo y los médicos estamos aprendiendo del día a día, de la información y de las páginas de medicina que leemos todos los días. Lo importante es que si tuviste Coronavirus sepas que podés ayudar donando plasma y así ayudar a aquellos que más lo necesitan.

Viste que al principio hubo varios casos de médicos que fueron hostigados o perseguidos por sus propios vecinos. A vos eso no te pasó…

Cuando a mí me aislaron preventivamente estuve en mi casa y en ningún momento salí porque habla de una responsabilidad. Si ya tenés sospecha de estar infectada, tenés que actuar con responsabilidad. Yo veía a médicos que le prendieron fuego el auto, la casa, o les escribían cosas horribles. La verdad es que tuve mucho miedo. Pensaba si alguien se enteraba que tenía COVID temía que le hagan algo a mi familia y la verdad es que gracias a Dios fue todo lo contrario. Yo vivía en la torre 15 del barrio Infico. Mis vecinos son lo más: me tiraban cartitas por debajo de la puerta ofreciéndose a hacerme las compras o si necesitaba hablar con alguien porque hay que decirlo, fueron 47 días sintiéndome mal, hubo veces que ni siquiera me levantaba de la cama. Necesitaba hablar con alguien. Te sentís sola, angustiada, y la verdad que mis vecinos se portaron de diez. Aguante Infico.

Esto me sirve para decir que hay que cuidarse. Si en tu barrio hay alguien que está infectado, ayudalo. No lo publiques en las redes. Guardo todas las cartitas que me mandaron. Los abuelitos que viven al lado de mi casa me escribieron poniéndome el número de teléfono, se ofrecieron a hacer las compras. Ahora muchos en el barrio me conocen porque fui la primera positiva y ahí también se enteraron que trabajaba en el Hospital Cordero.

(*) Centros habilitados para la donación de plasma[3]

 

Si llegaste hasta acá es porque creés en la importancia de contar con medios regionales que reflejen lo que pasa en tu comunidad. Nuestra principal vía de ingresos es la publicidad. Sin embargo, solo con la publicidad no basta para mantener un diario profesional, plural e independiente. Contamos con vos para poder sostener San Fernando Nuestro

Aportá $100 por única vez en el siguiente link[4]

O también podés enviar dinero por Mercado Pago al siguiente mail contacto@sanfernandonuestro.com.ar

Endnotes:
  1. [Image]: https://www.sanfernandonuestro.com.ar/wp/wp-content/uploads/2020/07/WhatsApp-Image-2020-07-23-at-15.30.19.jpeg
  2. [Image]: https://www.sanfernandonuestro.com.ar/wp/wp-content/uploads/2020/07/WhatsApp-Image-2020-07-23-at-16.48.45.jpeg
  3. Centros habilitados para la donación de plasma: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/donacion-de-plasma/donde
  4. link: https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect/3d96036f-ff05-4525-87e7-a57342e8c6e5/express/?preference-id=127841866-8784a9b4-3567-43e1-9ed9-31dde00b0887&p=f202b9f2536bcb88a954a2c2dc3dd4ac

Source URL: https://www.sanfernandonuestro.com.ar/wp/romina-bressan-la-medica-de-infico-que-fue-la-primera-donante-de-plasma-de-nuestra-ciudad/