ENTREVISTAS

Alicia Aparicio: “Formo parte de un proyecto y voy a estar donde el intendente crea que puedo ser útil”

Alicia Aparicio: “Formo parte de un proyecto y voy a estar donde el intendente crea que puedo ser útil”

Por Sabrina

Monitorea las cámaras instaladas en nuestra ciudad desde una gran pantalla colgada en una de las paredes de su oficina. “Ayer la sala de espera estallaba de gente. Le dije a los chicos que tenemos que trabajar en ese centro de salud, la pediatra no paró de atender y es uno de los que tenemos que hacer a nuevo”, comenta mientras define dónde hacer la entrevista. Se lamenta no poder tomar mate por estar con acidez estomacal: “Me encanta el mate, nosotros nos criamos en el campo…”

¿En el campo?

Yo me crié en Córdoba, en Villa del Totoral,

Quien responde es Alicia Aparicio, actual secretaria de Salud Pública, Desarrollo Humano y Políticas Ambientales del municipio y precandidata a concejal por el espacio 1País.

¿A qué edad viniste?

Hice quinto grado acá, volví a Córdoba en donde hice primer y segundo año, tercer año lo hice en un colegio en Munro y cuarto y quinto lo terminé en el Artigas. Nosotros ya vivíamos en Victoria, en barrio Crisol. Me vine a vivir definitivamente después de la facultad, porque iba y venía. Allá tenía a mis abuelos que estaban solos y a mi me costaba dejarlos, fui la última de todos los hermanos en irse.

Nosotros habíamos ido allá cuando papá cayó preso por política. De Buenos Aires nos fuimos casi huyendo a Córdoba.

Mi mamá contaba que en el diario La Nación salia el listado de los presos políticos y recién estando en Córdoba ella se enteró de que estaba vivo y preso en Olmos. Cuando lo fue a ver mi mamá dijo que él estaba tan hinchado de la cantidad de picana que tenía encima que no lo pudo reconocer.

En ese momento era legal que lo detengan, después en la segunda etapa estuvo desaparecido y nosotros durante diez años no supimos nada de él.

A pesar de todo eso en algún momento decidiste dedicarte a la política. ¿Fue en la Facultad?

No, fue de muy chica. En casa se hablaba de política, mi mamá estaba comprometida y además lo ayudaba a mi papá. Lo mismo me pasó a mi con mis hijos. Cuando hay vocación social y política te conmueve lo que le pasa a la sociedad. Mamá discutía con la radio o la televisión cuando decían algo que ella creía no estaba bien. Nosotros crecimos escuchando eso.

Por todo eso nosotros comenzamos a militar desde muy jóvenes, con mi hermano, en el barrio Crisol. Ahí estábamos en la Juventud Peronista de la República Argentina, después lo hice en la universidad y ahí conocí a Luis (Andreotti), mi marido.

Me acuerdo que lo conocí en una reunión en su casa, entraban y salían un montón de jóvenes, ellos estaban militando en un espacio llamado Tendencia que era un desprendimiento de Encuadramiento. Estaban Montoneros y los de Encuadramiento o Guardia de Hierro, nosotros nos ubicábamos en el medio. Creo que los extremos no son buenos, ahora pasa algo parecido con lo que se propone a nivel nacional.

Te referís a la polarización…

Sí. En algún punto se encuentran. Uno tiene que tener la madurez de rescatar lo mejor de cada cosa. Hay muchas cosas para rescatar del kirchnerismo como la defensa de las minorías, la asignación universal por hijo, la creación de universidades, las elecciones PASO. Si no hubiesen existido nosotros nunca hubiésemos llegado a ser gestión porque íbamos con una boleta corta. Pero había cosas por cambiar como ser el tema de la soberbia, no escuchar, llevarse todo por delante. No hacer una verdadera reforma impositiva fue otro error, ahora la quiere hacer este gobierno pero sesgada hacia otro lado.

El tema es quién paga los impuestos. Para ayudar a los que menos tienen le tenemos que ir a cobrar a los que más tienen, no hay otra manera de hacer una sociedad más justa.

¿Cómo analizás este año y medio de gestión?

Este gobierno bajó el impuesto a bienes personales y después no alcanzó, entramos en déficit porque le dimos al campo, a las mineras, no le cobramos a los autos importados, todo ese conjunto de plata que no entra al Estado es la plata que falta, porque la sábana es corta, y cortamos los subsidios a los servicios como el gas, la luz, etc.

Te encontrás con una situación de implosión. Desde que asumió este gobierno ha ido en aumento la agresividad. La gente está tensa, no le alcanza la plata, no llega a fin de mes. Como Estado municipal esta situación nos preocupa. Para que esto no se vaya de las manos hay que trabajar en el tejido social.

No hay políticas de Estado. En salud, por ejemplo, tenés que tener delineado una política, hacia donde vamos, qué hacemos con las personas que no poseen obra social, cómo se financia el PAMI. El vecino después le reclama al municipio y está bien porque es el que tiene más cercano pero nosotros no sabemos qué va a hacer el gobierno para, en función de eso, definir a dónde vamos a invertir. Vamos tratando de adivinar hacia dónde van.

Hacés referencia a la política sanitaria. Por un lado, está la propuesta municipal y por el otro lo que muestra la provincia con el Hospital Cordero, que termina siendo una vidriera de esa política.

Este gobierno no tiene prioridad en salud ni en educación. Los fondos no han aparecido en la cantidad que se necesita. Es un problema de decisión política. Si querés tener profesionales tenés que pagarles un sueldo coherente, tenés que armar una política de Estado que enamore al profesional. A la medicina muchas veces se llega por vocación. Vos le tenés que proponer a los trabajadores de la salud una política en donde sientan que realmente pueden cambiar la realidad.

La dirección del hospital no tiene los elementos para hacerse cargo de esa administración. No propone una política de salud que enamore porque no le dan los insumos suficientes. Se creó una expectativa que no se llegó a cumplir.

Por ejemplo, con el PAMI cuando no se firma el convenio, el perjudicado es el vecino. es gente que no tienen otro médico donde recurrir. Estas medidas no se pueden tomar así, hay que tratarla en forma madura. La gente no es un número, en cada medida que tomás beneficiás a unos y perjudicás a otros. Al que más necesita no lo podés perjudicar porque lo único que tiene es el Estado.

Siempre tuvimos la actitud de sentarnos a la mesa para dialogar. Lo hicimos con éste gobierno y con el anterior. Avanzamos hasta donde nos dejan. Cuando no nos gusta, como fueron las medidas de Scioli de no arreglarnos el Hospital o no hacer las escuelas y teníamos que poner plata del municipio, el intendente les decía: “No me hagan pagar dos veces por lo mismo, el vecino ya lo pagó con el IVA, Ingresos Brutos o Ganancias, no los hagan pagar de nuevo con las Tasas”.

Los vecinos ya pagamos por la salud pero como no está funcionando bien nos vemos obligados a invertir en el segundo nivel. Por eso la Unidad de Diagnóstico Precoz, el Hospital Oftalmológico, el Hospital que estamos construyendo. Como municipio podemos llegar a pagar atención hasta un segundo nivel, lo otro se tiene que hacer cargo la Provincia.

Estas cosas pasan cuando hay funcionarios que no conocen de gestión en salud y designan personas que no están consensuada a nivel interno del hospital ni de la comuna. Estas cosas las charlaremos con el nuevo ministro de Salud.

Estuvo hace poco el ministro de Salud de la Provincia en un timbreo en el centro de Victoria…

Bueno, no sabía, me estoy enterando ahora con vos. Queremos que vaya y timbree en el hospital. Así se va a dar cuenta en qué situación se encuentra.

Otra cosa que nos está pasando es que vienen funcionarios provinciales y nacionales y nunca nos enteramos. Vienen a timbrear y a hacer política pero no vienen a resolver problemas. Eso es una falta de respeto. Se lo criticaban al anterior gobierno y hacer exactamente lo mismo. Repiten lo malo del anterior gobierno y lo que era bueno lo dejaron de hacer. No se puede vivir en un país en donde cada uno que sube piensa que va a hacer la revolución y destruye lo que el otro hizo.

La idea es que pensemos como pensemos nos sentemos en la misma mesa a tirar ideas, que nos digan si ellos tienen ideas mejores. Cuando sacamos la seguridad en el celular con Sergio (Massa) vino después la gobernadora con la ‘denuncia en el celular’. Bueno, de eso se trata. Esa es la verdadera lucha de la política, de propuestas , de ideas. No vamos a salir de la pobreza si no podemos dar un salto de madurez en la política.

Alicia y Sabrina¿Cuáles son los desafíos de la gestión local?

El gobierno tiene que ser persistente. Tenemos que tener políticas que puedan persistir en el tiempo y que sean sustentables económicamente.

En este momento estamos construyendo el hospital ambulatorio, que es lo que podemos pagar por ahora, 12 horas, los 365 días del año, con especialidades, diagnóstico por imagen, guardia de emergencias, y después vamos a seguir por pediatría y laboratorio. Ahora estamos consolidando con historia clínica digital de salud, con la historia clínica social que estamos haciendo ahora, con inversión en edificios, aparatología y en formar equipos.

(Señala las cámaras de seguridad del Centro de Salud Di Matteo que se proyectan en su oficina) Ahí sabemos que el médico es bueno porque vemos a la gente que va a hacerse atender, además con la historia clínica digital podemos saber la tasa de uso de cada uno.

Nosotros en salud esperamos poder trabajar mancomunadamente con el Hospital Cordero. Queremos mandar al paciente a operarse con todo el chequeo y los estudios hechos.

En relación a la seguridad estamos trabajando con dos postas nuevas. Igual entendemos que no sólo es trabajar con policía y cámaras, acá hay trabajo con los otros servicios en los barrios. La presencia del municipio ordena y baja la agresión hacia lo público entre los vecinos. Nosotros gastamos la misma cantidad en kilowatts que el año pasado y resulta que el gobierno nacional, que dice es importante cuidar la seguridad, nos castiga a los municipios y pasamos de gastar 400 mil pesos pasamos a pagar 4 millones y medio. Esto mismo les pasó a las familias.

Todas las áreas tienen que ver con la seguridad. No vamos a decir que por poner un polideportivo va a haber menos robos pero sí tiene que ver con fortalecer el tejido social. Un chico que puede ir a la escuela y hace deportes en el poli ve que tiene posibilidades, le estamos dando una posibilidad que antes no tenía.

(Interrumpe y se ríe por el tiempo que lleva hablando)

No te quería interrumpir…

Es que son muchos años de militancia, pensando lo que queríamos hacer y a uno le apasiona ésto. Poder participar y tener este lugarcito y poner ese grano de arena… (se emociona). En una época, cuando teníamos 20 años pensábamos que íbamos a cambiar el mundo, estábamos convencidos. Lo recuerdo con mucha nostalgia cuando miro para atrás porque digo si hubiera estado un poco menos fanatizada, si hubiera estado más abierta a escuchar otras campanas pero bueno, uno es producto de la historia. Éramos inocentes, había una gran ebullición de los jóvenes y con el tiempo pensaba ‘el momento que me toque tengo que poner ese granito de arena por lo menos en mi cuadra, en el lugar que me toque’.

Lo vivo con nostalgia porque teníamos muchísima fuerza y el Estado nacional en lugar de sacar los mejor de los jóvenes lo combatió. Estos extremos en Argentina no lo podemos permitir más porque el país nos está costando hoy gente que se muere porque no tiene un buen servicio de salud, lo mata la pobreza. Cuando no se trabaja en forma rigurosa cuesta vidas.

Ya que hablás de la pasión, ¿por qué querés ser concejal?

Es un conjunto de cosas, no es que yo quiera ser concejal, yo formo parte de un proyecto y donde el intendente crea que puedo ser útil ahí voy a estar. Son estrategias políticas, de trabajo.

Me dijeron que arme la Secretaría de Educación yo estuve ahí, después me dijeron en Salud y estoy haciendo eso. Soy muy orgánica. Si el intendente me dice ‘hay que hacer tal cosa’, yo sé que lo tengo que garantizar.

Ahora esto es un lugar nuevo de trabajo. Yo quiero aprovechar para agradecer a los concejales, por lo menos a los del oficialismo, porque nos han acompañado durante estos cinco años y medio. Van a los barrios, traen la palabra de los vecinos, tratan de resolver, nos ayudan a gestionar.

Yo doy el ejemplo de la fiscalía que se construyó en el barrio Amor y Corazón. Eso fue una donación de la línea 710. ¿Qué pasaba con ese dinero antes?

¿No se usaba para construir la Estación Transferencia de pasajeros en Virreyes?

No lo sé, pero si era para eso no lo hicieron. Esos aportes antes se quedaban por ahí en el Concejo Deliberante. Hoy el órgano legislativo si autoriza una construcción por fuera del código a una persona, por expediente deberá hacer una donación en función a la inversión que haga que podrá ser un móvil, una pileta. Esa donación sale por expediente y esas cosas antes no pasaba. Habla bien de los concejales que pase ahora.

Nosotros le pedimos a los vecinos que acompañen al intendente con su voto para poder garantizar terminar las obras que tenemos pactadas y todo lo nuevo.

¿Cómo reaccionás a la crítica que le hacen a la gestión de que es cerrada y las decisiones las toman unos pocos?

Hay un mito de que la política tiene cosas oscuras y que la tiene que manejar un grupo pequeño. No es así. Acá hay una gestión, participan secretarios, concejales, se discute todo. Los que tienen cargos dirigenciales van por la calle y aunque sean de educación si ven un montículo en una esquina le avisa al otro. Eso es la política. Las estrategias de gobierno se discuten entre todos, es imposible que la hagan entre dos o tres.

Después con quién estamos o no políticamente es una decisión más de quién conduce. Nosotros estamos trabajando para en algún momento poner un presidente y para eso hay que ser persistentes, acompañar al candidato en las buenas y en las malas. No vemos otro hombre joven, con las características de Sergio (Massa) que tenga las ganar de ser y que además se prepare. Después tenés los arribistas como el Presidente, ¿en qué momento se formó para la política? Después nos llevamos los chascos que nos llevamos.

Kirchner se preparó para ser presidente, lo mismo pasó con Menem, con Alfonsín. Sergio se pegó algunos golpes y tuvo la cualidad de reconocerlo y de rearmarse de nuevo. Eso le va templando el espíritu y para ser presidente es necesario tener un espíritu templado. Uno debe construir en política, debe construir al candidato.

Hablás del 2019 y de la necesidad de construir un candidato. Luis (Andreotti) dijo no va a ser nuevamente candidato a intendente y hay tres nombres que dan vuelta: vos, Juan Andreotti y Santiago Aparicio. ¿Quién continúa este proyecto?

Yo no. Es una etapa de la generación que anda por los 40. Hay que dar ese espacio. Siempre dijimos que eran dos períodos y acompañamos el proyecto de ley del Frente Renovador que limita la reelección de intendentes. Esto se debe cumplir.

Nosotros, todo el equipo, hemos trabajado muchísimo. Tienen cinco años de gestión y no hay mucha gente en San Fernando con esa experiencia .

Les va a quedar un San Fernando muy armadito y hay muchas cosas para proyectar. Tenemos que tener un país federal. Hoy la nación tiene el 75% y tiene hambreadas a las provincias. Los municipios tienen que tener mayor autonomía, un reparto de los fondos diferente.

En San Fernando hay tres lugares de mucha proyección y crecimiento: frente al Aeropuerto, que son cerca de 47 hectáreas, pensamos un desarrollo basado en el comercio y en la industria, que va a generar puestos de trabajo y mayor ingreso en las Tasas; el Canal de San Fernando, ojalá pudieran venir gente con inversión, podríamos tener un Puerto Madero ahí que nos permitiría mayor turismo y recaudación; el tercero es la Costanera e Islas.

En materia educativa, el intendente le pidió a la gobernadora que la parte administrativa de los jardines pasara al eje municipal. Con esto nosotros nos garantizamos que los chicos hasta los 5 años estén en lugares funcionales, donde el municipio y los papás están presentes. Lo mismo que la doble jornada, nosotros se lo pedimos al ministro Bullrich pero no tuvimos respuesta. Todo eso hay que trabajarlo.

Alicia, vos sos una mujer militante, algo que quedó claro desde que comenzamos esta charla. En San Fernando hay sólo dos listas encabezadas por mujeres, una es la tuya. Por un lado, ¿cuánto falta para igualar en materia de género en la política? y por el otro, ¿por qué figura en la boleta Alicia Andreotti y no Aparicio?

Yo soy Alicia Aparicio (ríe) pero yo no le doy mucha importancia a eso. Uno está segura de lo que es y de su género. Llevar el apellido Andreotti suma porque es más conocido. No está mal. El tema es qué vas a hacer con el cargo y cómo lo vas a trabajar.

En cuanto a la política hemos avanzado muchísimo en materia de género. Ayudó la ley que impulsó Malena (Galmarini) en paridad en las listas, pero también debemos hacer un trabajo con nuestros hijos. Hemos creado mujeres a las que les decíamos que estudien, sean profesionales, que se podían llegar a quedar solas con sus hijos pero no le hemos dicho a nuestros hijos que iban a trabajar los dos, que los dos serían profesionales. No hemos preparado a los hombres para que sean compañeros.

La casa, los gastos, los hijos, todo es de los dos y por lo tanto tienen los mismo derechos y los mismos deberes. Es cultural y queda mucho por trabajar.


  1. paula natalia melo
    paula natalia melo 10 septiembre, 2017, 08:35

    Sra Alicia Aparicio necesito hablar con usted primero para agradecer lo que hizo en su gestion en el.año 2012/14 por mi hija y por un tema personal que me urge llegar a Ud.ya que no he podido nunca llegar a Ud.me lo han impedido.Espero su atencion como la tubo en 2012 soy la mama de sofia melo q ya no esta conmigo y xq la que ud y la señora malena massa hizo mucho.No quiero utilizar a mi hija,pero se lo digo como referencia en desarrollo social de esos años..espero su respuesta siempre mi apoyo y agradecimiento hacia usted,y poder tener una entrevista personal con Ud.a la espera quedo de poder estrechar su mano.paula melo

    Reply this comment

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 1 = 10