ENTREVISTAS

Carlos Tinant, presidente de la Fundación del Hospital Cordero: “Tuvimos que adaptarnos a las necesidades más urgentes”

Carlos Tinant, presidente de la Fundación del Hospital Cordero: “Tuvimos que adaptarnos a las necesidades más urgentes”

Por Julián Fleitas

Conversamos con el presidente de la Fundación del Hospital Cordero, Carlos Tinant, sobre los inicios de la institución y cómo fue adaptarse a las nuevas necesidades que trajo aparejada la pandemia por el Covid-19.

Así como fue con nuestros trabajos, con las clases y nuestra vida cotidiana, desde que empezó la pandemia la Fundación tuvo que reinventarse para atender las necesidades más urgentes del Hospital Cordero. Con un papel protagónico y el foco puesto totalmente en el sistema de salud, este último año se pudo apreciar aún más la importancia de tener los establecimientos sanitarios equipados y en condiciones, tarea que la fundación viene desarrollando desde hace más de 40 años.

Carlos Tinant es el presidente de la Fundación. Junto a él dialogamos sobre los inicios de la institución y sobre cómo fue adaptarse a una pandemia.

150932545_254923256090353_561464833391037316_n¿Hace cuantos años y de qué manera nació la Fundación?

La Fundación se originó hace cuarenta y pico de años como iniciativa de un grupo de vecinos, eran más de 30. En esa época estaba muy normalizado que la propia sociedad se involucre en las cuestiones públicas, en las escuelas, hospitales. Bueno, hubo un grupo importante de vecinos que decidió involucrarse con el hospital provincial. Es importante recordar que el Cordero fue creado hace más de 100 años por la iniciativa también de un grupo de vecinos que fueron los que lo organizaron, lo financiaron y los que lo terminaron.

Con este espíritu se creó y siguió funcionando. A veces en paralelo con algunas cooperadoras que se fueron armando con el objetivo de proveer a ese hospital provincial, que era el principal efector sanitario del distrito, hasta la aparición hace pocos años del hospital municipal. La Fundación daba elementos que la provincia por distintas razones no era capaz de acercar.

¿De dónde provienen los ingresos de la fundación?

Te pongo en contexto: cuando se habilitan las licencias del bingo en la provincia de Buenos Aires, por ley, se dice que el 1% de los ingresos de cada bingo debe estar destinada a una entidad de bien público. En el caso de San Fernando, la entidad designada fue la Fundación del Hospital. El grueso de nuestros ingresos, aunque tenemos otros, proviene del Bingo King, como una obligación del bingo. Ese porcentaje más o menos nos permite hacer una mejor planificación, porque no es lo mismo el financiamiento privado, que a veces puede estar y otras no, a veces se puede comprometer, pero después por distintos motivos de la economía del país no se terminan cumpliendo. Estos recursos llegan en forma constante, hay otras fuentes de recursos, que son más esporádicas o más puntuales, pero el grueso de los recursos proviene de ahí.

¿Cuáles son las obras más recientes que realizaron?

Transitamos ya casi un año y medio muy atípico para lo que es la fundación. Producto de la pandemia se nos cortaron los ingresos, porque cerraron los bingos, pero además todos los recursos se volcaron extraordinariamente en adquirir cualquier tipo de equipamiento que tenga que ver con el COVID.

Este año y medio ha desvirtuado el sentido que tiene la fundación. Normalmente no invertimos en material que tenga uso corto, de uso corriente, sino que intentamos invertir los recursos en aquellas cosas que tienen que ver con infraestructura, cosas más duraderas, que por distintos motivos la provincia no llega a cubrir. En ese sentido, por suerte habíamos invertido en todo lo que es el área de internación. Primero lo hicimos con terapia intensiva, y luego fuimos por el resto de las áreas de internación, tanto de adultos como de niños. Eso nos ayudó mucho a transitar la pandemia con instalaciones que había sido puestas en valor.

Y bueno, durante este año y pico hemos comprado camisolines, barbijos, cabinas de traslado para trasladar a los pacientes positivos de COVID en ambulancia con mayor nivel de seguridad para los que los tienen que trasladar, en fin, una serie de equipamientos que tienen que ver específicamente con la situación de pandemia, que no sería nuestro rol original, pero frente a la situación hubo que hacer concesiones y adaptarnos a las necesidades más urgentes.

¿Alguna anécdota o buen recuerdo que te haya quedado de estos años como presidente de la Fundación?

Hay un montón, pero una de las más satisfactorias fue cuando terminamos de refaccionar el área de maternidad que estaba muy fría, muy olvidada… La pintamos con colores lindos, le pusimos sillas lindas, cortinas lindas. Y cuando hicimos la primera recorrida para entregar la obra, obviamente con pacientes ocupando las salas (porque las salas funcionan casi de forma constante), ver las caras de las mamás, contentas del lugar donde estaban. Siempre lo manifiesto: pasamos hoy casi 4 años después de haberlas arreglado, y las encontramos casi tal cual como las dejamos. El cuidado que tienen los pacientes de un lugar que ha sido preparado realmente con amor, se ve reflejado muy patente.

 


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


5 + 6 =