NUESTROS ESCRITORES

Espacio (Cecilia González Gerardi)

Espacio (Cecilia González Gerardi)

Encajaste piedra contra piedra,
y cubriste los huecos en esa pasta que sale de tu alma
y que sólo a fuerza de requiebres has logrado producir.

 

Montaste la acción
sobre el recubrimiento que te oculta,
y caminaste con guiones,
y anticipaste el paso en falso.

 

Diste vueltas, cual trompo, girando sobre tus sueños,
arremolinando el aire
que te convirtió en tornado.

 

Y asolaste la ausencia
en la trasnoche del cuerpo.
Y erraste por vagabundas
calles de azulejos.

 

Roto el azar,
banalizaste el día,
y la casa fue tu noche,
y el hogar fue tu silencio.

 

Oscuro el mundo,
iluminaste los ojos,
y avanzaste hasta dónde con pies de geisha.

 

Corrupta la forma,
te embebiste de azules,
y atrofiaste el gesto con el movimiento de la mano.

 

Mas anduviste tanto en compañía de extraños
que de sombras te cubriste,

 

y nublaste de turbios obstáculos
tu mirada cristalina.

 

Legitimaste el espacio de la negrura
que se apoderaba de tu infierno,

 

que, al menos, era propio,

 

desvalijaste las sensaciones,
que dejaste de marcar con cruces.

 

Y resbalaste breves perfecciones,
como plastificada de la vida

 

Ahora la medialuna de tu boca
instalas en la tierra del desarraigo.

Aprendiste a mirarte en el espejo invertido
que no devuelve sino huesos,

                                   y a descansar
con los ojos abiertos
sobre un pedazo de tierra seca

 

SOBRE LA AUTORA

Cecilia González Gerardi nació en Capital Federal en 1979. Es estudiante de Letras de la UB A, especializada en el área de Literatura Latinoamericana y Argentina, y se desempeña como docente en escuelas medias.

Cecilia González Gerardi frentePublicó artículos críticos en la revista digital www.metaliteratura.com.ar, dirigida por Roberto Ferro (“Texto anotado: control y sub-versión en Yo el supremo, de Augusto Roa Bastos (2006); “Reseña semipoética de Prematuro. Poemas de  noche de Matías Álvarez Lutereau” (2006); “Notas sobre el Eternauta II” (2008); “De máscaras y fracturas: Una lectura de El laberinto de la soledad, de Octavio Paz (2011)), y poemas en distintos blogs, así como en la revista La bota literaria.

Es también colaboradora de la revista Divino tesoro: la voz joven, de San Fernando.

Fue invitada a participar del homenaje a las víctimas del centro clandestino de detención El Vesubio el 24 de noviembre de 2011, con la lectura de un poema dedicado al centro El Olimpo.

También intervino en ciclos poéticos, entre los cuales se destaca su participación en el Café Literario “Antonio Aliberti”, y en el ciclo del grupo AERA en la SADE.

Este año publicó su primer libro de poesía: Espacio. Postales de mi. Editado por El Mono Armado ediciones.

Cecilia González Gerardi dixit

Sobre la poesía:

“La poesía para mí es un misterio. Así que malamente podría definirla de una manera concreta. Creo que escribir poesía justamente es tratar de apresar ese misterio, que inevitablemente se escapa cuando la tinta intenta apresarlo. Porque su naturaleza es ser escurridizo e inabarcable. Al menos completamente. Creo que se pueden captar destellos, instantes de ese misterio y esos pequeñísimos resplandores cristalizan en poemas.
Mi forma de escritura es semejante a la tarea del fotógrafo que espera por la imagen, que va, por ello, cargado con su cámara para que no se le escape cuando la encuentre. En mi caso voy cargada con anotadores y lapiceras por si el poema se presenta.
Si la letra no fluye es porque o bien no se tiene nada que decir realmente, o bien hay algo qué decir pero todavía no ha encontrado la forma adecuada para ser dicho, para materializarse en sonido. Y hay que atravesar el silencio de la espera por esa palabra.
José Martí decía que amaba las sonoridades difíciles y la sinceridad, y que la poesía debía ser sincera ante todo. Me he hecho cargo de esa convicción que hice propia.”

Sus referentes:
“Sin duda José Martí es uno de mis referentes, así como la poesía latinoamericana en general, los tres pilares de la poesía femenina argentina, Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik y Olga Orozco, sin dudas fueron parte de mi formación como escritora.
Pero si tuviera que decir un poeta a través de cuya lectura hubo un cambio radical en mi poesía, en mi manera de concebir la letra escrita, debo decir que ése fue Paul Auster, que es un gran narrador, pero que tiene una breve producción de poesía que me hizo darle un giro a la mía. Creo que mi encuentro con sus poemas fue el momento en que dejé de pensar en lo que escribía como un pasatiempo y una catarsis personal, para empezar a verlo como algo profesional, como un oficio. Y en eso estoy desde entonces…”

 


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 2 = 11