INFORMACIÓN GENERAL

Choque de lanchas en el Delta: todo apunta a que hubo una mala maniobra del abogado

Choque de lanchas en el Delta: todo apunta a que hubo una mala maniobra del abogado

La principal hipótesis de los investigadores es que tomó mal una curva; impactó de frente a la embarcación que circulaba en sentido contrario, en la que murió una joven.

A tres seis del choque de lanchas en el que murió Tamara Suetta, la joven de 25 años que navegaba con sus padres en el delta del Tigre, la principal hipótesis que manejan los investigadores es que la embarcación que timoneaba Manuel Beccar Varela, reconocido abogado penalista, habría invadido el espacio de navegación de la lancha de la familia, chocándola de frente.

El letrado, que manejaba alcoholizado, según el examen que le realizó la Prefectura Naval poco después del accidente, fue imputado por homicidio culposo, pero permanece en libertad, a disposición de la Justicia. Iba con cuatro acompañantes que no presentaron mayores heridas.

Aparentemente, el lugar del accidente fue determinante para el choque: se trata de una zona de muelles, con una curva angosta y pronunciada que el abogado habría tomado “demasiado cerrada”, según explicaron fuentes con acceso al expediente.

El martes por la tarde se estaba terminando la autopsia al cuerpo de Tamara Suetta. Si bien aún no hay resultados oficiales, trascendió que la joven murió por un traumatismo de cráneo.

Mariano Magaz, fiscal de Tigre a cargo de la instrucción de la causa, explicó en declaraciones periodísticas que se tomaron testimonios de personas que estuvieron presentes inmediatamente después del accidente y que se realizó una reconstrucción del hecho con barcos de la Prefectura.

“Estamos recabando imágenes en la zona, hay elementos de sumo interés. El lugar es una curva estrecha que toma el río, lo que hace más compleja la navegación. Tratamos de reconstruir fielmente el recorrido de ambas embarcaciones en el momento de la colisión”, explicó. Un video que analiza la Prefectura sería determinante para comprobar que la lancha de Beccar Varela invadió el sentido de circulación de la familia.

Consultado por los controles, el prefecto mayor Alejandro Gaggiolo, a cargo de la seguridad del Delta en la zona, afirmó que el índice de colisiones es muy bajo: “Tuvimos dos casos en nueves meses”. Y que el río está habilitado para todos: lanchas de motor, navegación de remo, yates. Según informó, la Prefectura realiza controles de habilitación, de elementos de seguridad, de alcoholemia y de títulos de los barcos a diario. Para ello cuentan con más de 60 embarcaciones que realizan controles aleatorios.

Fuente: María Ayzaguer para La Nación


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


4 + = 6