NUESTROS ESCRITORES

Con la cabeza apuntando hacia abajo, por Irupé

Con la cabeza apuntando hacia abajo, por Irupé

La mañana era fría y Mabel pensó como calentar el ambiente de la pequeña casa con techo de chapa y paredes descascaradas. La estufa es eléctrica y “no hay plata para pagar tanto de luz”, pensó mientras despertaba a sus pequeños.

Mate cocido con unas gotas de leche, un pan duro apenas pintado con manteca, es el alimento que calienta la panza de Marcos y Valentina, los pequeños de 1 y 3 años respectivamente. Mabel carga a los chicos en un deteriorado cochecito de bebé y comienza a andar por las calles de la ciudad hacia a Retiro.

En el camino los pequeños duermen y juegan sucesivamente. A pesar de la pobreza visible en sus ropas estropeadas y en las caras pálidas, nadie a su paso los ve. Hombres y mujeres caminan mirando hacia abajo o escuchando audios amplificados. Mabel también tiene su celular y disfruta charlar con su hermana por Whatsapp o ver el crecimiento de sus sobrinos por las fotos publicadas en Face, pero esa tarea la deja para la noche, cuando esté volviendo a casa y no esté preocupada por la comida para “morfar”.

En la Estación Brian, Kevin y Luli hacen de las suyas con los viajeros. Mabel piensa que sus hijos, Marcos y Valentina, van a poder estudiar y no les va a tocar la misma vida que les tocó a esos tres chicos. Ella pide junto a sus hijos en el tren porque el jardín todavía “no se los toma por la edad”, pero su deseo es que la cosa cambie y algún día pueda caminar, como el resto, con la cabeza apuntando hacia abajo.

Por ahora se conforma que en el tren que recién llegó a la terminal y que sale con destino a Tigre, encuentre gente que se apiade de ella y “le tire una moneda”.


Sobre la autora

Bajo el seudónimo Irupé, la autora del cuento busca relatar situaciones que nos atraviesan constantemente y que forman parte de la galería de imágenes que representan nuestro mundo cotidiano.

Nacida en estos pagos, Irupé eligió publicar sus escritos bajo un seudónimo que lleva el nombre de la casa en la que vivió en la isla.

 


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


8 + = 9