OPINIÓN

El Forastero: Yo elegí San Fernando

Conrado

Por Conrado Geiger*

Yo vivo en San Fernando hace un lustro. Eso me hace ver a SanFer con otros ojos de quién vivió acá toda su vida.

Yo soy porteño. Mi barrio de pertenencia es Belgrano, aunque a lo largo de mi vida he vivido en varios barrios porteños, de Recoleta a Balvanera.

Vivo en San Fernando, no porque me tocó, sino porque lo elegí.

Yo elegí y sigo eligiendo San Fernando. La diferencia entre un sanfernandino nativo y yo, es la misma diferencia que le marcan los padres adoptantes a sus hijos adoptados: el nacimiento biológico vs. la elección amorosa. En el barrio me conocen como “El Forastero”.

El forastero no puede dejar de comparar lo que ve con lo que conoce. Así va evaluando pro (con perdón de la palabra) y contra de cada nueva situación que descubre: La mirada de forastero tiene algo de mirada adánica. Miro atentamente y veo todo como por primera vez. Asuntos que son partes del paisaje y el sanfernandino no lo ve por lo visible, o no lo menciona por lo obvio, para mí son novedades que me dan ganas de festejar y compartir.

Así, me la paso arengando a mis amigos locales:

-¿Vieron? ¡Tenemos el río acá nomás! – (Imaginen las risas y los comentarios)

-¡Increíble! ¿Vieron que SanFer es la Capital Nacional de la Náutica?- (Imaginen las miradas y los comentarios)

-¡Sorprendente! ¿Sabían que el Municipio de San Fernando lo “administra” una famiglia sola? El chabón, su esposa, el hermano de la esposa y el hijo ¡Es como una oligarquía de medio pelo!¡Es muy pintoresco! ¡Me encanta! (Imaginen el silencio)

Hoy les quiero contar dos de las cosas que me encantan de SanFer y de su astuta Famiglia Intendental:

1) Las Tasas altas

Una de las cosas que más me gustó, es que en San Fernando pagamos las tasas más altas de todo el conurbano bonaerense. ¡Imaginen la cara de envidia de mis amigos que viven en la Horqueta o en Nordelta y se hacen los bacanes, cuando les cuento lo que pago yo, viviendo en un barrio común. ¡Se mueren de envidia!

2) Las palmeras

Me encantan las palmeras. Es un signo distintivo de San Fernando. Palmeras por todos lados. Palmeras aún donde no hacen falta. El intendente es un capo. En la costa, en vez de plantar sauces qué dan sombra y llaman al descanso, plantaron palmeras. ¿Por qué? Prenden y crecen más rápido (no todos los arbóreos se adaptan a los tiempos electorales) . Además, las palmeras no dan sombra, de modo que hubo que comprar sombrillas para poner en la costa. Esto explicaría las tasas altas.

Y cómo símbolo sanfernandino en la Provincia está Juan Andreotti, el delfín. Hace tres años es diputado provincial y no presentó un solo proyecto. Es el símbolo de San Fernando. Se comporta igual que una palmera. Me encanta.

(*) Conrado Geiger es arquitecto y comunicador. Ha realizado columnas de humor en programas políticos, programas de música nacional (comenzó con el rock, pero se fue volcando al tango y al folclore) y de Pensamiento Nacional. También de presenta regularmente con sus monólogos de humor.


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 3 = 4