INFORMACIÓN GENERAL

El obispo Ojea inauguró el nuevo altar de la Parroquia Aránzazu a un año de su renovación

El obispo Ojea inauguró el nuevo altar de la Parroquia Aránzazu a un año de su renovación

A poco más de 12 meses de la restauración de la histórica Iglesia realizada por el Municipio, el intendente participó de la misa en la que se inauguró, dedicó y bendijo el flamante atrio del templo, con presencia del Obispo de San Isidro, Oscar Ojea. En el nuevo altar, quedaron colocadas reliquias de San Luis Orione y de la beata María Ludovica de Angelis.

Enmarcado en la política de puesta en valor y mantenimiento del patrimonio histórico de la ciudad, el Municipio llevó a cabo la restauración total de la Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu. A un año de aquel hito, el intendente Luis Andreotti participó de la misa por el aniversario en la que se presentó el nuevo altar del templo. “Es un día especial en esta Iglesia, junto con toda la comunidad y el Obispo Ojea celebramos este primer aniversario de la restauración de la parroquia. Este templo ahora tiene altar, y la verdad que la Iglesia quedó muy linda gracias al esfuerzo de todos los sanfernandinos. Se la ha dado un gran valor y la vamos a mantener entre todos porque es parte de la historia de la ciudad”, afirmo.

En una urna anexada al atrio del templo quedaron colocada las Reliquias de Santa María Ludovica y San Luis Orione. Las mismas fueron bendecidas por el Obispo de San Isidro, Monseñor Oscar Ojea, quien expresó: “Da mucha alegría ver cómo quedó después de toda la puesta en valor este templo. Es un orgullo para San Fernando y para la Diócesis también. Tiene un atrio impresionante, han trabajado todos muchísimo con gran colaboración de los fieles”.

“Estoy muy feliz de haber participado de esta ceremonia –exclamó-. Es un monumento histórico, es una acción que realmente vale la pena. Y poder inaugurarlo con tantos sacerdotes y vecinos de la comunidad de San Fernando es una alegría”.

Durante la ceremonia se descubrió una placa otorgada por el Municipio.

Jorge Luis Lagazio, párroco de la Iglesia, señaló: “La historia la hacemos entre todos con pequeñas acciones. Esta gran obra que fue la puesta en valor de Aránzazu se la dedicamos a Dios. Ojalá que sea un lugar de cobijamiento, un lugar para amar, hacer el bien y estar en familia. Tenemos reliquias de Luis Orione, oriundo de la zona, y de la beata Ludovica, Santa de la Misericordia”.

“Hicimos la restauración de todo lo externo, que se inauguró en septiembre de 2017. Hoy tocó la inauguración, dedicación y bendición del altar, las columnas y el templo. Todo ha quedado puesto en valor, y seguimos adelante”, celebró.

El arquitecto Pablo Terzaghi, a cargo de las obras, comentó: “Este templo no tenía altar constituido, por eso se construyó uno nuevo que fue bendecido e inaugurado. Tiene reliquias de Don Orione y Ludovica. Es muy importante, es un hecho histórico y la comunidad de Aránzazu tiene que estar orgullosa”.

Fuente: San Fernando Municipio


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


9 + = 15