NUESTROS ESCRITORES

Eva, por Alejandra Murcho

Eva, por Alejandra Murcho

Pizza, agua, una carta leída, una foto que mira, anteojos que reflejan golondrinas, notas que recuerdan una vida, rejas blancas que hablan de un adiós, un cuerpo tenso sin razón, mientras la paz golpea y entre las alfombras se asoma una Navidad.

La falta de compromiso le hace conocer la soledad, de la que otros le habían hablado.

No comprende, ni quiere entender, hay tanta gente sola.

La nuca se endurece mientras que la soledad se inyecta en la columna.

Las esquinas se aproximan y se topa con el bocado esperado, sonríe, el cuerpo está nervioso, se colma de alegría cuando se ausenta la soledad. Pretendió apretarla pero temía que se tiñera de lágrimas.

El lobo acecha su mirada cretina y la esquina alegre pierde su goteo musical.

Cuántas preguntas sin responder, su cabecita envuelta en las sombras del pasar había dejado la blanca y clara juventud. ¿Habrá sufrido? La marea ahogaba su sentir.

Su comportamiento y lo que la cuna le había pactado le sigue reclamando en su crecer. Su universo no se borra y complica su filosofía. Explicación no llega, mientras que su cuerpo sigue rotando y acumulando sin poder tener un pasado y un presente donde caminar.

Colgó su carga que estacionó en un lado de su cuerpo, para mantener el equilibrio y seguir sobre la cuerda que en sus pies descansaba. Pero la soledad muerde el dobladillo escondido.

Empuja, hazle frente que llegarás.

¿Llegar? ¿adónde? La respuesta no le daba señal a su escucha, nada se dejaba oír. Esperaba el origen de su vida, claro, amable, noble. En el recorrido sumó la ironía.

La plaza quedó sin su paloma.


Sobre la autora

Alejandra MurchoAlejandra Mercedes Murcho. Nació en San Fernando el 7 de Noviembre de 1944. Es descendiente directa del célebre poeta, Don Leopoldo Murcho (El soñador).

Cursó estudios primarios y secundarios en colegios sanfernandinos.

Vivió en EE.UU., viajera incansable, recorrió y recorre Europa, y en varios de estos viajes se inspira en las imágenes y sensaciones que pudo vivenciar para finalmente volcarlas en sus libros.

Su primer gran despertar con las letras fue el encontrar cartas de amor de sus padres. Escribe así su primer libro Cartas llegadas a tiempo, a partir de allí se inspira y dedica páginas a su imaginación, a sus seres queridos y sus lugares de siempre.

Participa de la Feria Internacional del Libro desde el año 2000.

Junto al escritor Hugo Boulocq creó el Círculo de Escritores de San Fernando. Es fundadora del Café de las Artes del Ateneo Cultural “Esteban Echeverría”, Café Escritores y el grupo Embajadores Culturales de San Fernando. Actualmente es la Presidente de la Biblioteca Popular J. N. Madero.

Miembro de la Sociedad Argentina de Escritores – Seccional Delta Bonaerense. Ha ganado numerosos premios entre los que se destacan el Premio Honorífico Orden del Junglar, de la SADE Delta Bonaerense, del cual es socia; la medalla de honor Mujeres Innovadoras (2003) que otorga la Provincia de Buenos Aires; y el galardón Celebridad Sanfernandina otorgado por la Dirección de Cultura y Educación del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Ha publicado 17 libros. Dos de los cuales fueron presentados en el Palacio del Congreso Nacional en los años 2003 y 2009: Vientos y cenizas y Todas las artes todas. Los libros Un siglo de literatura sanfernandina y Textos escogidos de la literatura sanfernandina, fueron presentados en el Palacio Sans Souci (2009).

Sus libros Alas del viento y Cartas y ecos, se encuentran para su lectura en el Instituto de Lengua Española en la Biblioteca Cervantina de Estambul (Turquía).

 


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


5 + 3 =