Breaking News

  • No posts where found

ENTREVISTAS

Futbol femenino: el año de las Matadoras

Futbol femenino: el año de las Matadoras

Por Milagro Pannunzio

Empezaron el torneo del 2020 no sólo ganando, sino que también goleando. Llegó la cuarentena y para algunas la situación socioeconómica se puso por encima del entrenamiento. Volvieron a jugar, la AFA cambió las reglas de juego, y terminaron el torneo invictas pero sin el ascenso. El partido de semifinal contra San Miguel las dejó sin ascender a la Primera B por un penal de diferencia. San Fernando Nuestro en diálogo con el director técnico del equipo, “El Colo” Maiola, te contamos el relato del primer año del fútbol profesional femenino de Tigre.

El 2020 fue el año donde el fútbol femenino en Argentina se volvió profesional. Este fue un logro que se alcanzó después de años de lucha y de que las mujeres jueguen en condiciones incómodas y desfavorables. “A principio de año el Club tomó la decisión de formar el femenino, ya hacía dos años que yo venía hablando con ellos, con los dirigentes, y no se decidían a hacerlo. Esto es un dato también, es una comisión directiva donde el noventa y pico por ciento son varones, y varones de mí edad. En algún momento los medios internacionales, la FIFA, la Conmebol obliga a los clubes a hacer la división femenina, entonces se fueron dando cuenta que políticamente es correcto que las chicas jueguen, y tienen que darles un lugar, tienen que pagarle”, comentó el director técnico de las matadoras. Eso, sumado a la presión social llevaron a profesional el fútbol femenino.

las matadoras festejanCuando se hizo el llamado a formar el equipo hubo 500 chicas que se presentaron para jugar en el club, de las cuales solo quedaron pocas y juegan apenas 11. “Este año nosotros queríamos estar a la altura del torneo, despacito, queríamos ver cómo nos va, y nos empezó a ir de una manera maravillosa. ganamos todos los partidos, goleamos, era un grupo re lindo, todo bien hasta que apareció la pandemia” compartió “el colo” Maiola. El equipo de las matadoras convirtió 65 goles a favor, solo recibió 8 goles en contra durante todo el torneo, y no perdió ningún partido.

El aislamiento social preventivo y obligatorio por el Covid-19 también puso de manifiesto cuestiones sociales, económicas y culturales en el fútbol profesional femenino de Tigre. Sobre ello, Maiola expresó: “Empezamos a estar cerca de las chicas, pero algunas no tenían para comer y ahí el fútbol ya me importa tres cominos. El club fue, le llevó un poco de comida, estábamos cerca. Después nos preguntamos, ‘¿podemos seguir entrenando estando encerrados en casa?’. A mi me encanta entrenar, me encanta el deporte, me la pase corriendo en mi departamento, pero hay chicas a las que le costó, hay chicas que engordaron mucho, y hay otras que se fortalecieron mucho. Entrenaron conmigo y con otra profe por zoom, y hay tres o cuatro que están mejor que antes de la pandemia, pensando en su futuro”.

“Yo les digo a las chicas: ‘miren que ustedes no van a jugar un solo año al fútbol, van a jugar 10 o 15 años más, no se nublen con perder un campeonato, vas a perder un montón de veces, te va a ir bien, te va a ir mal’. Todas esas charlas las tenemos. La pandemia influyó porque algunas no volvieron igual aunque la mayoría está bastante bien, pero tampoco las queríamos torturar con entrenar por zoom a todas porque hay algunas que no tienen ni internet”, agregó Maiola.

Durante la cuarentena Maiola resaltó que hubo mucha presión de la sociedad y de los medios de comunicación para que el torneo de fútbol vuelva a funcionar. A su vez, destacó la importancia que representa que el fútbol femenino sea de primera ya que cuando volvieron a entrenar los varones, acto seguido volvieron también ellas. “No hay fútbol de reserva, ni fútbol inferiores, ‘¿qué es lo importante? Fútbol de primera de varones y fútbol de primera de mujeres’. Acá algo pasa, ¿lo harán para quedar bien? no lo sé. Los varones que juegan en primera y en reserva entraron en desesperación…”

Sin embargo, las diferencias entre el fútbol femenino y el masculino se continúan manifestando. El director técnico manifestó que si bien las chicas son tan profesionales como los varones, entrenar en pandemia seguía siendo un peligro teniendo en cuenta que la mayoría de las mujeres van a entrenar en colectivo, mientras que todos los varones viajan en auto. A su vez, también compartió una anécdota en la que se encontró discutiendo con quien cuida el predio al que van a entrenar ya que el mismo le manifestó: ‘Yo corto el pasto para los chicos de la reserva y de inferiores’, mientras Maiola le solicitaba que también “corte el pasto para las chicas”.

Una vez reanudado el entrenamiento y el torneo, la AFA decidió cambiar las reglas del mismo. Las matadoras ganaron 16 partidos de 20 jugados, y empataron los 4 restantes. Estaban punteras e invictas, pero el cambio en el reglamento las dejó afuera en el partido de semifinales contra San Miguel por la diferencia de un penal. “Era un campeonato en el que llegaba primero, ascendía y salía campeón. La pandemia cambió las reglas y la decisión de la AFA fue tan fuerte en cómo resolver los campeonatos que nosotros en un penal perdimos todo eso que llevábamos que era una ventaja enorme. Le llevábamos 5 puntos el segundo, 10 al tercero, 16 al equipo con el que jugamos la semifinal. Eso generó una presión en nuestras chicas que se notó en los partidos. Y hay un montón de cosas que se pueden adjuntar, que son decisiones mías que pueden ser erróneas o no. El otro equipo también reaccionó muy bien porque no perdía nada, total nuestro equipo iba recontra primero, la lógica era que perdieran. El otro equipo jugó tranquilo, jugó bien, nos complicó y no perdimos. No perdimos nunca nosotros, el equipo está invicto, jamás nadie nos ganó. Todo eso genera una tristeza que pasados los días todavía hay que bancarla, hay que llorar, llorar y llorar”, explicó el técnico.

colo maioloSobre la forma en que el equipo y las jugadoras vivieron la semifinal perdida en particular, Maiola compartió: “La comunicación con las chicas es una a una y con todas. Empezamos a pensar para adelante, tenés que respirar hondo y decir ‘che sigo jugando en la división que estaba y volveré a buscar el ascenso ese que ya lo teníamos y lo perdimos por un penal’. Entonces es una enseñanza muy grande para la vida de una persona. Me pasa a mi a los 60, imaginate a una chica de 17, de 20 años que piensa que el mundo se acaba. Imaginate la que pateó ese penal que erramos, se quiere morir, no es que no quiere jugar más a la pelota, no quiere vivir más, pero con los días se va a ir pasando. También que las chicas no tengan historia de fútbol, que no tengan inferiores, que no hayan empezado a jugar a los 12 años como los varones influye. Vos les estás pidiendo a los 22 años de repente que reaccione como un profesional. Tiene a un montón de medios de prensa alrededor, tiene que jugar un partido importante, tiene que ganar y ascender. No es tan sencillo”.

Cómo manifestó el director técnico, el equipo atravesó una gran tristeza y al igual que la hinchada, una sensación de injusticia al haber tenido un desempeño excepcional durante el torneo y no pudo ascender. De todas formas, el balance del 2020 para las matadoras es más que positivo aunque no haya obtenido el ascenso. El colo Maiola seguirá dirigiendo al equipo en el próximo torneo y comparte que le gustaría hacerlo por 10 años más. “Si fuera un equipo de varones, capaz yo me tenía que ir, con la presión de la hinchada y demás. Tuvimos un año bárbaro pero los resultados, sobre todo en el masculino parece lo único que vale. Yo me desprendo un poco de eso. Ahora, en el ambiente algunas pibas en las redes me quieren sacar a patadas pero otras me adoran, es un mundo muy lindo”, expresó bromeando y agregó: “Lo que queremos saber es cuando empieza el torneo próximo que si no me equivoco es cerca de febrero o marzo, pero durante enero vamos a empezar a entrenar en una etapa nueva en la que no solo queremos que sean mejores jugadoras, sino mejores personas, hacer algo más lindo todavía de lo que habíamos hecho”.

Pensando en el torneo de este año el director técnico asegura que el desafío es bancarse lo que pasó y seguir intentándolo hasta que salga. Sobre el plantel, manifestó que va a haber modificaciones. Durante el 2020 formaron un equipo Sub-20, del cual algunas jugadoras ya están preparadas para sumarse al equipo 2021.

Sin ascenso pero aún invictas, el 2020 fue un gran primer año para el fútbol profesional femenino del Club Atlético Tigre, incluso aún mejor que para los varones. ¿El 2021 volverá a ser el año de las matadoras?


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 8 = 12