INFORMACIÓN GENERAL

La familia de Braian apunta al suegro como autor intelectual del asesinato

La familia de Braian apunta al suegro como autor intelectual del asesinato

Creen que Eduardo Zunino, un médico obstetra de San Fernando, planificó el crimen y le pagó al asesino.

Claudio Fillip (55) habla tan rápido que se pierde y tiene que volver atrás para ordenarse. Cae como puede en la tragedia que le detuvo el tiempo. Sus paredes quedaron en blanco para recordárselo: estaba a punto de pintarlas cuando mataron a su hijo Braian en una esquina de Victoria. Ahora, en esa misma casa, pide saber la verdad.

A Braian Fillip de 28, lo asesinaron de dos disparos en la cabeza el jueves pasado en la esquina de Lavalle y Ambrosoni. Las cámaras de seguridad reconstruyeron el recorrido del Fiat 147 negro en el que se movía el asesino, los investigadores notaron que ese hombre encapuchado había ido directo a matar a la víctima. Lo hizo bajar y le disparó en la cabeza, para después rematarlo en el piso. El principal sospechoso está prófugo: es un venezolano llamado Roswil Nélson Belisario que trabajaba como mecánico para el suegro de la víctima y también le hacía “changas”.

Por eso, y por las peleas previas que tuvo la víctima con su suegro, Eduardo Zunino, es que la familia apunta contra el padre de Sofía (24), quien era novia de Braian y madre de la nena de tres años y medio que tenían.

Ver: Avanza la investigación sobre el asesinato de Braian Fillip mientras familiares y amigos reclaman justicia

Aquel jueves no era un día era cualquiera. Braian había firmado un contrato de alquiler para dejar la casa de su madre y mudarse a un nuevo departamento. Lo que no les había dicho a sus familiares es que ese lugar sería el primer paso de un nuevo comienzo: quería volver a vivir con la madre de su hija, de la cual se había separado tiempo antes. Aquella noche la habían pasado juntos y, cuando lo mataron, hacía sólo unos minutos que se había despedido de Sofía en la estación.

A Sofía la conoció cinco años atrás. Estuvieron de novios mientras ella estudiaba para ser azafata y él, la carrera de visitador médico. “Todo se complicó cuando Sofía quedó embarazada. Ella estaba estudiando para ser azafata y, cuando el padre se enteró, se enojó. Empezó a querer separarlos, le decía que si seguía con Braian la iba a echar de la casa, la quiso convencer de que no tuviera a la bebé pero mi hijo se opuso. Ella decidió quedarse en su casa y terminaron separándose”, relató Claudio.

“Después de varias idas y vueltas ella se quedó en la casa del padre y se separó de mi hijo. Él quería estar atento a los controles, al embarazo, para estar presente. Pero ella dejó de responderle los mensajes y entonces se pelearon”, recordó el papá de Braian, que es abogado y trabaja en Martínez.

No está claro qué es lo que ocurrió entre ellos, pero lo cierto es que la Justicia le ordenó a Braian una restricción perimetral para que no se acercara a Sofía. Según los investigadores “hubo hechos de violencia mientras ella estuvo embarazada”.

“Pasado eso, el juzgado de Familia los revinculó a los tres. Hubo visitas con asistente social, con amigas o con la madre y así se fueron acercando”, aclararon voceros judiciales a Clarín.

Claudio explica: “Cuando nació la bebé nos enteramos de casualidad, porque mi ex mujer llamó a la clínica. No la pudimos conocer hasta que tuvo un año y medio, aproximadamente, por todo este problema. El padre de Sofía nunca quiso que mi hijo se acercara, no sé por qué. Braian hasta se tuvo que hacer un ADN para que le permitieran tener visitas. Y lo consiguió, de a poco empezaron a verse. Tenían una relación de padres separados, hasta donde sabíamos era algo normal”.

“Mi princesa”, le decía Braian a su hija mientras intentaba reconciliarse con su madre para intentar formar una familia. Según pudieron reconstruir en su entorno, hacía unas dos semanas que estaban juntos otra vez. Tanto fue así que la última noche la pasaron los tres en la misma casa. Antes de que lo mataran, Braian fue a dejar a su hija a lo de sus suegros, a Sofía la estación de Victoria y ya regresaba para empezar la mudanza cuando lo sorprendió el asesino.

Según la investigación, quien lo mató fue el venezolano Roswil Nelson Belisario (31). Según declaró Sofía ante la Justicia, ella “tuvo encuentros en tres o cuatro oportunidades” con este joven. “Luego quiso cortar y él se puso bastante insistente para que ella continuara con él”, aclararon. Por eso, una de las hipótesis es que el venezolano asesinó a Braian cuando se enteró de que se estaba reconciliando con Sofía.

Pero para la familia Fillip esa versión es inconsistente: “¿Por qué un tipo que salió solamente tres veces con una chica va a salir a matar por ella? Además a su auto lo encontraron en un galpón propiedad del padre de Sofía, donde había armas sin registrar. Lo estaban pintando, imaginate que tuvo tiempo para hacer todo eso”, especula Claudio.

Y cierra: “Lo que yo quiero es que vayan presos los dos, que caigan los dos en todo esto. El venezolano y el padre de esta chica. Que este pibe diga si le pagaron por matar a mi hijo. Nosotros lo único que queremos es saber la verdad”.

El dato: el hermano juez

Familiares y amigos de Braian reclamaron justicia el sábado por la tarde en la puerta de la Comisaría 3era de Victoria. En ese pedido acusaron a Eduardo Zunino de ser el instigador del asesinato y aseguran que hubo datos filtrados a los medios que buscaron desviar la causa para proteger al padre de la joven. Según ellos, esta operación no puede explicarse sin el aval del hermano de Eduardo, el juez en la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de San Isidro, Jorge Zunino.

Fuente consultada: Natalia Iocco para Clarín | Foto Diego Waldmann.


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


6 + 6 =