NUESTROS ESCRITORES

La Sonrisa del Cielo (Jorge Carlos Barberini)

La Sonrisa del Cielo (Jorge Carlos Barberini)

Permanecemos sentados uno junto a otro
En medio de esta extensa llanura,
Sin mirarnos, sin hablarnos,
Observando con creciente atención.
La silenciosa aparición de
La Sonrisa del Cielo.

Ella se eleva, apenas oscila,
Entre mares de estrellas que la rodean,
Las que con sus milenarias voces,
Pretenden transmitirnos
Los insondables secretos de
La Sonrisa del Cielo.

Caminamos el uno junto a otro,
Sin mirarnos sin tocarnos
Prestando atención a lo único
Que nos conmueve
Con su acostumbrada dureza,
La serena e inmutable belleza de
La Sonrisa del Cielo.


Sobre el autor

BarberiniJorge Carlos Barberini (Buenos Aires, 20-2-58)

Radicado “desde media hora después de nacer” en la zona norte del Gran Buenos Aires, vivió en la ciudad de La Plata entre 1979 y 1984, lapso en el que estudió y completó la carrera de médico veterinario. En los años 90 cursó estudios de periodismo y periodismo deportivo, y desde hace una década incursiona en la literatura, habiendo escrito varios cuentos y relatos cortos y terminado recientemente su primera novela, aun inédita.

Amante de la música (se reconoce como un “rockero” que tuvo a Los Beatles como canción de cuna, pero sus gustos musicales van de la música clásica al tango orillero), lector empedernido, futbolero de alma (autotitulado como “Muy Hincha de Tigre”), es también investigador, historiador y coleccionista amateur. Su interés se centra en la historia de los pueblos y ciudades de todo el país, los ferrocarriles, los estadios y las instituciones futbolísticas. Dirigió, colaboró y participó en varias publicaciones dedicadas a temas históricos relacionados con ese deporte, como así también en espacios radiales, publicaciones zonales, etc.

 

 


  1. Carmen Espadas
    Carmen Espadas 10 noviembre, 2014, 22:55

    Realmente hermoso, casi me sorprende… esperaba algo más rudo, más ACDC, y me encuentro al aroma andando sobre el papel de arroz… ¿Veterinario?…. no, no… escritor, sin duda alguna… Sorprendente y maravilloso.

    Reply this comment

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


2 + 4 =