OPINIÓN

Los mal-estares de los niños también tienen un lugar en la palabra

Virginia Gilardi

Por Virginia Gilardi*

En esta época se ha generalizado, se ha hecho mas habitual la consulta para el tratamiento psíquico infantil. La particularidad que toma este pedido en la clínica con niños se genera a partir de intervenciones de las instituciones educativas, conflictos con participación del ámbito judicial y en ocasiones por el interés de los propios padres. Si decidimos atender estos pedidos nos ocuparemos de localizar qué sufrimiento, silo hay, aloja esta demanda. Desde que Freud comenzó a interesarse por lo infantil en su texto “Tres ensayos de teoría sexual”, de 1905, nos advirtió que la sexualidad adquiría valor traumático desde infancia.

El psicoanálisis comenzó a ocuparse de aquello que en lo infantil escapa a lo que seria esperable evolutivamente en un niño. Algo se revelaba como no predecible, no educable, no adaptable anudando este carácter disruptivo a la situación de desviamiento con la que nace un niño y el encuentro con la sexualidad infantil.

La sexualidad humana presente ya desde la infancia nos anticipa que nada se comportará ya como un instinto, como algo predeterminado. La consulta por un niño escapa a lo que se pretendería generalizar, adaptar o predecir. Si hay algo que el psicoanálisis nos enseña a partir de Freud es que ciertamente algo falla, algo se escapa a lo que se pretende domesticar en cualquier sujeto.

Mas allá de las contingencias que de la infancia lleven a una consulta, cada niño, uno por uno se las vera con esta dependencia de un Otro… con sus propias exigencias pulsionles… y con el modo en que Él decide ubicarse frente a las respuestas que este Otro viene dándole. Un modo de sufrimiento tan particular para cada uno, hecho de curiosidad infantil, enigma sobre la diferencia de los sexos, la muerte y qué lugar se ocupa en el Otro. Pero sobre todo un sufrimiento de palabras.

Con nuestra intervención desde el psicoanálisis proponemos escuchar lo que la infancia tenga para decir con el tono imperante en la época, los discursos de cada familia, las fantasías y teorías que cada niño construye.

Entendemos que lo infantil puede traducirse en un malestar singular como respuesta a los deseos e ideales de los padres, sin intentar imponer un nuevo ideal ni alternativas standarizadas. Se trata de un dispositivo para escuchar el sufrimiento particular detrás de cada pedido e intentar esclarecer el modo en que cada uno desde la infancia desea y goza.

(*)Lic. Virginia Gilardi. Miembro de la Asociación Psicoanálisis San Fernando – Tigre y Centro Descartes


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


4 + = 8