ENTREVISTAS

Pamela Ortiz sobre el regreso presencial a clases: “Hay que garantizar las condiciones para que eso pueda suceder”

Pamela Ortiz sobre el regreso presencial a clases: “Hay que garantizar las condiciones para que eso pueda suceder”

Por Milagro Pannuzio

La semana que viene regresan las clases presenciales. Desde San Fernando Nuestro dialogamos con Pamela Ortiz, secretaria General de ATE San Fernando, uno de los sindicatos que nuclea a las y los auxiliares de escuelas. “Acordamos que los alumnos tienen que tener presencia en las escuelas, pero se tiene que garantizar las condiciones para que eso pueda suceder”, expresó.

La secretaria General de ATE San Fernando, Pamela Ortiz, expresó que, durante la pandemia, auxiliares de la educación trabajaron para garantizar la entrega del módulo alimentario. Además, agregó que “el trabajador de la educación tiene una pertenencia a la comunidad y a su escuela. Conoce el barrio, las familias y fueron quienes plantearon las necesidades de los alumnos junto con los docentes. Son quienes pusieron el cuerpo cuando la educación fue vapuleada y vaciada”.

En la jornada de ayer, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, participó del Consejo Federal de Educación conformado por los responsables educativos de las 24 jurisdicciones. Finalizado el encuentro el mandatario garantizó el regreso presencial a clases: “Volver a clase esta vez no tiene las características de un día de marzo cualquiera, es volver a clase llenos de cuidados, preservando la distancia y la cercanía de docentes y alumnos, y priorizando a la salud de los docentes, a quienes debemos ayudar en su vacunación lo antes posible”.

Cada jurisdicción presentó (el año pasado) sus propios protocolos y, en el caso de la provincia de Buenos Aires, definió como fecha de inicio de clases el 1 de marzo para el nivel primario y el 8 para el secundario. Pero desde el 17 de febrero habrá personal educativo y los alumnos que necesiten reforzar contenidos.

En ese contexto, la secretaria general de ATE, comentó que desde el sindicato “planteamos la necesidad de una presencialidad con un sistema de burbujas, con grupos reducidos de estudiantes. Hay un plan jurisdiccional que tiene la provincia de Buenos Aires que fue discutido con los gremios auxiliares y docentes, y también hay un protocolo que tiene que garantizar el Estado y los trabajadores. Nosotros acordamos que es necesario volver a la presencialidad en la medida en que estén las condiciones dadas”.

Sobre el trabajo que realizaron para retomar la presencialidad, relató: “Todo el año participamos del comité mixto distrital, de seguridad e higiene, donde participan gremios auxiliares, docentes, jefatura distrital, la Secretaría de Asuntos Docentes y el Consejo Escolar. Ahí se discute, propone y trabaja en cómo garantizar la salud tanto de los trabajadores como de los estudiantes y sus familias. Pensando protocolos, las situaciones que hay en el distrito respecto a infraestructura, las condiciones edilicias de las escuelas y en qué condiciones tienen que ir los estudiantes y trabajadores”.

Y agregó: “Como sindicato queremos discutir la política pública, por eso participamos de los ámbitos de discusión donde los trabajadores planteamos cuales son las necesidades, pero también propuestas para trabajar de la mejor manera para que la presencialidad no afecte a la salud”.

Situación local

“Venimos de un contexto en donde se había vaciado el presupuesto en educación y, aunque se haya mejorado, el presupuesto sigue siendo insuficiente. Las condiciones son atrasadas, en lo que respecta a infraestructura, por la gestión de Vidal y Sánchez Zinny. Una gestión que bajo los cupos de los comedores, y en donde el trabajador de la educación perdió un 40% de su poder adquisitivo”, expresó Ortiz.

Y agregó: “El municipio llevó adelante varios programas en articulación con las instituciones educativas. Uno de ellos es el Programa de Ayuda a Escuelas Provinciales que se enfocó en la situación edilicia para que el 1 de marzo se pueda garantizar la presencialidad. A su vez, hubo programas nacionales y provinciales, como el Escuelas a la Obra, focalizados en arreglos menores, o programas específicos de arreglos de los sanitarios escolares que durante los relevamientos se vieron en la necesidad de reformarlos”.

En cuanto a las escuelas del Delta, la secretaria de ATE afirmó que “si bien se realizó un gran trabajo en conjunto entre gremios, Jefatura Distrital, Concejo Escolar y el Municipio, de todas formas hay algunas cosas que se necesitan apurar para llegar al 1 de marzo. El delta sanfernandino presenta una realidad muy diferente al continente que dificulta que se cumplan con los requisitos edilicios y la ejecución del protocolo. Dentro de los objetivos más importantes se encuentra la garantía de agua potable, conectividad y transporte seguro”.

“El transporte fluvial no está protocolizado, viajan pasajeros, docentes y auxiliares”, comentó Ortiz y agregó: “Los edificios de la isla son muy antiguos y, por el la distancia, no tienen el mismo mantenimiento que la planta urbana. Desde ATE planteamos que tiene que haber un presupuesto específico para isla. Además, es frecuente que se corte la luz, y sin luz tampoco hay agua. Hay que pensar el contexto isla en particular, no desde reglas generales”.

Vacunación

El sindicato lleva adelante un trabajo de asesoramiento sobre la vacunación a los afiliados. “Lo único que tenemos para el COVID-19 es la vacunación. Es la seguridad de que no vas a seguir contagiando y es un hecho de solidaridad, es pensarse para el resto. Nosotros creemos que los trabajadores de la educación se tienen que vacunar y estamos asesorándolos porque sabemos que están bombardeados por los medios de comunicación, que pusieron en duda la vacuna. La única posibilidad que hoy tenemos de darle la batalla a esta pandemia es vacunarnos. Tenemos que seguir trabajando y en un marco de salud”.

Los primeros docentes y auxiliares en vacunarse van a ser los mayores de 60 y con enfermedades consideradas de riesgo. El plan indica que comiencen a hacerlo a mediados de febrero, pero eso dependerá de la cantidad de dosis que lleguen al distrito y la cantidad de inscriptos en el programa, ya que el mismo es voluntario. Por lo tanto, la vacunación del personal se hará en paralelo con la vuelta a la presencialidad

Docentes, auxiliares y personal de seguridad serán vacunados a través de IOMA, que es la obra social de trabajadores del Estado provincial y municipal. “En San Fernando, se articulará con la sede de SUTEBA. Los vacunatorios municipales van a estar destinados al resto de la población, que no pertenezca al grupo de riesgo. La vacunación lleva un tiempo de aproximadamente 40 minutos por persona, por lo que no se pueden vacunar tantas personas al mismo tiempo sin correr riesgo, la idea es que sea disperso”, completó Pamela Ortiz.

 


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


3 + 5 =