ENTREVISTAS

“Tenemos en marcha proyectos y obras de saneamiento para el río Luján y el Reconquista”

“Tenemos en marcha proyectos y obras de saneamiento para el río Luján y el Reconquista”

La Provincia de Buenos Aires anunció que adjudicó la obra de saneamiento hidráulico correspondiente a la adecuación del cauce principal del tramo medio del Río Luján. Desde San Fernando Nuestro y Zona Norte Ambiental nos contactamos con el subsecretario de Recursos Hídricos, Guillermo Jelinski, para hablar sobre estas obras y las previstas en el Reconquista, entre otras.

La Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Provincia de Buenos Aires, a través la Dirección Provincial de Hidráulica, adjudicó la obra de saneamiento hidráulico correspondiente a la adecuación del cauce principal del tramo medio del Río Luján. Se desarrollará entre las vías del FFCC Belgrano Norte y la Ruta Provincial Nº 6, comprendiendo los partidos de Exaltación de la Cruz, Lujan y Pilar, y financiada a través de un crédito del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

La obra está inmersa en el programa de Manejo Integral de la Cuenca de Río Luján y consta del saneamiento de los 26.000 metros de longitud sobre el cauce, en cuatro tramos, beneficiando a distritos de la región, incrementando la capacidad de evacuación de grandes caudales producto de los excedentes pluviales.

Se trata de 5 millones de metros cúbicos de movimiento de suelos y se complementará con la canalización de otros dos tramos de similares características próximos a licitar junto a la construcción de 9 puentes ferroviarios y carreteros sobre el cauce del Rio Luján.

¿Qué implican las obras de saneamiento del río Lujan que se llevarán a cabo con fondos de la CAF?

Se trata de una obra de 1.600 millones de pesos que se llevaran a cabo en un plazo de 18 meses. Esta etapa es una de las intervenciones más importantes, son las obras de desembocadura. Lo que se va a hacer dentro del plan de manejo integrado de la cuenca es la obra más importante de canalización de dragado, que estaba detenido desde el año 2017. Son 26 kilómetros esta etapa, después se va a completar con dos tramos más.

Río Luján¿Esto podría evitar inundaciones?

No las va a evitar, las obras hidráulicas no evitan inundaciones, las mitigan. El que diga que con una obra se evita definitivamente que se inunde una zona está mintiendo. Cuando se inunda la cuenca baja del Río Lujan tiene desbordes de 3 km de ancho, así que habría que hacer una obra de por lo menos 2 km de ancho para canalizar esa inundación, imposible. Las obras hidráulicas lo que buscan es mitigar el efecto de las inundaciones de dos formas: en algunos lugares haciendo que las crecidas que antes desbordaban ahora no desbordan, y la otra forma es acelerando la salida del agua. Esa agua que se quedaba hasta una semana en algún lugar, ahora se va en un día.

Otra cosa que va a permitir esta obra es que desagote más rápidamente el agua en el caso urbano porque lo que suele ocurrir es que a veces los desagües fluviales de las ciudades no alcanzan a desagotar porque el río está tan alto. Estas obran van a ayudar a que a que dichos desagües tengan más capacidad de evacuación, particularmente en Exaltación de la Cruz, Luján y Pilar.

¿El plan de obra prevé continuar hacia la zona norte?

Exactamente, todavía falta la canalización de otros tramos de similares características y la construcción de los puentes. En total son nueve puentes grandes.

Fue muy cuestionada la decisión del gobierno anterior de haber realizado las obras de ensanchamiento del Canal Santa María…

Ahí se inició una obra sin analizar el impacto en cuanto al manejo hidráulico y a la contaminación. Lo que tiene que ver con el manejo de la contaminación se empieza de arriba hacia abajo y de eso no se hizo nada. En una zona del canal Santa María hay que hacer expropiaciones y hay reservas que no se tuvieron en cuenta cuando se inició la obra. Estamos viendo como darle continuidad.

Se licitaron tres puentes sobre el Luján, y cuando querían comenzar las obras se dieron cuenta que no se había hablado con los organismos que hacen uso de los puentes como vialidad. Estamos recomponiendo eso para que se puedan reanudar las obras de los puentes.

Lo que se cuestiona del Canal Santa María es que se hizo para poder permitir llegar fácilmente a barrios cerrados, ¿esto es así?

No, la función del canal esta planteada originalmente dentro del plan. Es para darle una capacidad de evacuación de mayor, aunque no va a ser mucho lo que aporta. No es suficiente con esa obra sola, se necesita avanzar con todas las obras. Si no se hacen los puentes, las obras sobre cauces, las obras de mitigación y retención en la cuenca alta, si no se mejoran los paseos sobre todo en Luján y Mercedes, si no se completa el plan hay obras que quedan aisladas.

Eso es lo que nos está pasando con el Río Salado, era una gran obra, pero detectamos que del tramo uno se ejecutó el 4%, del dos un 0%, del tres un 9% y el cuatro un 4%. Con lo cual la obra del Salado que empezó en 2017 y estaba prevista para terminarse en 2019 o 2020, no tiene prácticamente obra ejecutado. Lo que nos dicen es que estemos preparados porque si vienen crecidas importantes del Río Salado, los sistemas de desagüe mejorados no están.

Pero bueno, hay que tratar de mirar para adelante y avanzar. Nos toca un momento complicado con la pandemia pero nosotros las obras que son esenciales, lo que tiene que ver con cloacas, agua potable, las estamos activando. Las obras esenciales no pueden esperar porque para luchar contra la pandemia tienen que tener agua los vecinos. Sobre todo, en el Reconquista se van a largar muchas obras de cloacas.

En el Luján estamos haciendo un relevamiento de plantas de tratamiento de efluentes que no funcionan para ver cuales son los primeros lugares en los que hay que intervenir. Además estamos mirando mucho lo que son desagües fluviales. No nos centramos nada más en los margenes del río, aprovechamos que tenemos un plan y recursos para beneficiar a las localidades de la cuenca llevándole desagües fluviales y haciendo obras de saneamiento.

reconquistaEl gobierno anterior se había comprometido a activar las obras en la cuenca de Reconquista, ¿en qué situación se encuentra?

Se ejecutaron obras muy puntuales en algunos municipios. Fue muy desbalanceado lo que se hizo en el río Reconquista. Los municipios que no eran de cierto color político no se les dio ningún apoyo y se les abandonó. Se ve claramente cuando uno recorre la cuenca: en algunos municipios está todo abandonado, y otras zonas están mejoradas con varias obras.

Nosotros licitamos dos obras y hay otras que esperan para ser licitadas. Estamos trabajando en conjunto con AySA para definir las obras. Muchas se están ejecutando desde la DIPAC que depende de nuestra subsecretaría. Hay obras previstas para las localidades de San Martín, San Miguel, Tigre, Hurlingham, Moreno, Morón y Tres de Febrero. Moreno es uno de los distritos más abandonados. En Morón ya hay obras en ejecución; en Hurlingham y Tigre tenemos dos proyectos.

Los proyectos son elaborados por la DIPAC y junto a AySA evaluamos que sean viables desde todo punto de vista. En las obras de San Miguel se están ejecutando con financiamiento externo, con créditos del BID.

Créditos del BID que habían sido ejecutado solamente el 5%, ¿es así?

Si, muy poco y en dos o tres municipios nada más. La idea es ponerlos en marcha. El crédito está planteando en cuatro componentes fuertes: saneamiento, residuos, el manejo de la cuenca y todo lo que tiene que ver con sistemas blandos. De eso último no se hizo nada (sistemas de alerta). Estamos juntando todos los componentes blandos de las distintas cuencas y estamos unificando el “Sistema de Monitoreo y Alerta Temprana en la Cuenca del Río Luján” para toda la provincia de Buenos Aires. Estamos armando una gran red para el monitoreo y la gestión del riesgo en toda la provincia, y la recolección de datos meteorológicos. Queremos recuperar el sistema de medición que había quedado abandonado. Todas las cuencas que están aisladas de alguna forma, la idea es componerlas en un sistema único de gestión.

En cuanto al río Reconquista en febrero vencía el contrato con la empresa que realizaba el control de las compuertas y tuvimos que poner en funcionamiento temporalmente una ampliación. Mientras estamos haciendo una nueva licitación. Esto nos había generado mucha preocupación al principio.

Arroyo ClaroCon el aislamiento muchos ríos y arroyos dejaron de tener feo olor, recuperaron su aspecto marrón. Ejemplo de esto es lo que ocurre en el arroyo Claro. ¿Es posible aprovechar esta situación para controlar a las empresas e industrias que arrojan los efluentes a ríos y arroyos?

Básicamente lo que se está haciendo es incrementar la cantidad de inspectores que va a tener la Autoridad del Agua (ADA), que es el organismo encargado de manejar todo lo relacionado con el control de los vuelcos y los efluentes. Y también se está poniendo en marcha el Comité de Cuenca del Río Luján, se está completando la plana de profesionales porque estaba prácticamente inoperativo, tenía 2 o 3 personas. Ahora se están completando todos los cuadros técnicos que van a ser los que van a participar en la inspección y control permanente de la cuenca.

Además va a haber una capacitación a los municipios para que sepan como inspeccionar y controlar posibles vertidos pero es la ADA la que se encarga de esos controles.

Finalmente, están haciendo la limpieza y mantenimiento de arroyos en 32 municipios entre los cuales figura San Fernando. ¿Esto es así? ¿Qué tipo de obras realizan?

Básicamente hay dos tipos de obras de limpieza: unas que se hacen con maquinarias pesadas, a través de convenios que firman los municipios con la Dirección Provincial de Hidráulica, que depende de la Subsecretaría. Allí los municipios van definiendo los sitios donde hay que limpiar, Hidráulica pone las máquinas y los maquinistas, el Municipio colabora con el combustible y nosotros vamos haciéndole la limpieza y el mantenimiento de los arroyos cuando son muy grandes.

En el caso de los arroyos más chicos y más que nada en zonas del conurbano, estamos trabajando con 5 cooperativas donde hay más de 2500 personas trabajando. Los intendentes seleccionan los sitios, deciden cuales son los lugares más conflictivos que necesitan mantenimiento y limpieza. La tarea que hacen los compañeros es fundamental porque hay lugares a los que no se puede acceder con maquinaria pesada. Lo que se ha logrado es muy bueno porque se mantienen limpios y desobstruidos los cauces. Están funcionando muy bien y va a funcionar todo el año.


  1. Sergio Solis
    Sergio Solis 25 abril, 2020, 17:25

    Me parece bien, haci se fomenta mas trabajo que tanto nos hace falta!

    Reply this comment

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


8 + 4 =