OPINIÓN

Trata, femicidio y medios de comunicación

Opinión, Sabrina García

Por Sabrina García*

El 23 de septiembre se conmemoró el Día Internacional de Lucha contra la Trata de Personas. Desde San Fernando Nuestro compartimos una crónica sobre políticos locales que se sumaron a la campaña nacional “Decile no a la Trata” e incorporamos un pequeño texto sobre Zwi Migdal, la primera red de trata instalada en la Argentina y su vinculación con San Fernando.

En nuestra ciudad funcionó un prostíbulo perteneciente a la Zwi Migdal en la zona del Canal llamado “Arca de Noe”. El prostíbulo contaba con el apoyo de la gestión municipal de aquella época en la que, por medio de una Ordenanza, regulaba la ubicación geográfica de los prostíbulos en San Fernando.

Ha pasado nada más ni nada menos que un siglo entre la historia que relatamos y el presente que transitamos y lamentamos decir que este tema sigue siendo un verdadero problema en nuestra sociedad.

Según datos de Naciones Unidas, se estima que 2,5 millones de personas están atrapadas en las redes de la esclavitud moderna. La red de trata es el tercer negocio más redituable del mundo, después del tráfico de drogas y de armas, con ingresos estimados en 32 mil millones de dólares.

Ahora bien, no sólo es noticia la trata. También es noticia el femicidio. Si bien hablamos de cosas distintas, hay puntos en común. La trata de personas y el femicidio suponen pertenencia. El femicidio es una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, es el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad.

En Argentina muere una mujer cada 30 horas, según datos de La Casa del Encuentro. En 6 de cada 10 casos, el asesinato es en la vivienda y, en más del 60 por ciento de los casos, el agresor es la pareja o ex pareja de la víctima.

Pero como si estos datos no causaran horror por sí mismos se suman otras cuestiones al entramado de violencia. Por un lado, el Poder Judicial que suele hacer oídos sordos a las reiteradas denuncias de las víctimas o distintas instancias de gobierno que miran pero no ven.

Hablamos de mujeres que son violadas, abusadas o explotadas sexualmente. Hablamos de familias que tienen relaciones violentas. Hablamos de mujeres y niños que a través de distintos tipos de violencia está “obligados” a callar.

Pero en el entramado violento no podemos dejar de lado el rol de los medios de comunicación.

Doblemente víctima

Los titulares “Crimen pasional”, “la mató por celos” fueron cambiados por otros más sutiles pero que buscan minimizar penas, atenuar culpas, que reflejan el juicio de que algo hizo la víctima para terminar muerta. Sin irnos muy atrás basta con recordar el tratamiento del caso de Melina Romero: su vida no tiene rumbo, usaba piercings, no trabajaba, había dejado la secundaria, le gustaba ir a bailar.

¿Que buscan los medios de comunicación a la hora de comunicar estas noticias? ¿Cuál es el tratamiento de las noticias? ¿Cambia en algo el hecho de que usara piercing, no trabajara, le gustaba ir a bailar, cuántos amigos en Facebook tenía, o si vestía de tal o cual forma? ¿Es importante para la resolución del caso que todos sepamos si estaba con ropa, cuántas veces la violaron, si estaba descuartizada y en cuántos pedazos, si las manos las tenía o no?

Existe un morbo instalado en los medios de comunicación y en quienes consumen estos medios. Se brinda el máximo detalle, en algunos casos entorpeciendo el avance de las causas. Las víctimas se someten a todo juicio de valor por parte del “periodista” que está brindando “información” del caso. En la panadería, en la carnicería, en la fila para pagar en el supermercado la gente opina sobre la vida de la víctima y su familia.

Sin convocar a conformar un movimiento feminista, con estas líneas pretendo instalar el debate, evaluar cada uno desde su lugar y como sociedad qué lugar le damos a estos temas, cómo debemos actuar y hacia dónde queremos ir. Democraticemos la palabra.

* Periodista. Directora de San Fernando Nuestro


  1. GABY
    GABY 30 septiembre, 2014, 09:31

    MUY BIEN SABRI ASI SE HABLA A NADIE LE INTERESA EL TEMA Y DOY FE! TODAVIA SIGO ESPERANDO QUE LOS POLITICOS ME RESPONDAN A MI PEDIDO DE OCUPARNOS DEL TEMA

    Reply this comment

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 8 = 9