INFORMACIÓN GENERAL

Un trabajo artesanal para preservar los adoquines centenarios de Santamarina y Lavalle

Un trabajo artesanal para preservar los adoquines centenarios de Santamarina y Lavalle

Una cuadrilla ya trabaja en Santamarina y en Lavalle, a la altura de la Estación Victoria. Luego seguirán en otras 11 calles.

Por formar parte del patrimonio histórico local y para que la circulación se torne más segura, las calles empedradas de San Fernando comenzaron a ser reconstruidas en los lugares donde el adoquinado centenario se encontraba deteriorado. Una cuadrilla especializada en este tipo de obra ya trabaja en Santamarina y Lavalle, a la altura de la Estación Victoria del Mitre. De forma artesanal, los obreros levantan las piedras, hacen a nuevo la base con arena oriental (extra gruesa), las vuelven a colocar una por una, y refuerzan las juntas. Las tareas serán replicadas en otras 11 calles del Distrito, hasta completar el plan de preservación, con un plazo de ejecución de dos años en total.

“El objetivo es preservar el adoquinado, que es un hito en San Fernando. Y simultáneamente ponerlo en condiciones para transitar”, subrayó Santiago Ríos, secretario de Obras Públicas comunal y agregó: “Es un trabajo artesanal, se hace a mano. Y se usan los mismos adoquines que se quitan. La calzada se arma de nuevo”.

Menos Maipú, que fue arreglada en 2011, distintos tramos de las 13 calles empedradas del Partido que actualmente están deterioradas tienen baches y desniveles. El principal motivo tiene que ver básicamente con el tránsito que soportan a diario, tanto de autos como de colectivos –por algunas calles pasa la línea 710–. Al arruinarse, las uniones se resquebrajan y empieza a filtrarse agua, lo que empeora su estado.

Las primeras tareas que se completaron fueron hechas sobre Lavalle, en el tramo de Don Orione a Santamarina, justo frente a la Estación Victoria del Mitre. Y ahora continúan sobre Lavalle, desde Santamarina hasta Palacios.

Los obreros explicaron cómo trabajan: “Primero desmontamos las piedras y hacemos una excavación de 20 centímetros de profundidad, para hacer una base de hormigón nueva. Luego volcamos arena y recién ahí volvemos a colocar piedra por piedra. Se toman las juntas con arena, se riega todo el trabajo y por último se le pasa una aplanadora para que quede bien compactado. Al otro día de terminar todos los trabajos la calle se puede volver a habilitar”, resumieron.

Como mencionó la cuadrilla, durante las obras la calle se cierra al tránsito, por lo que hay desvíos. “Queremos mantener el adoquín, tanto por su historia como porque así los autos circulan más despacio. Deberían poner cartelería para los desvíos”, observó Juan Santillán, vecino y comerciante de Victoria. Al respecto, desde la Dirección de Tránsito estaban terminando de definir los accesos alternativos para luego colocar la señalización vial.

Una cuadra puede llevar entre un mes y medio y dos de trabajo. “Es un plan para realizarlo en dos años. Invertiremos entre $20 millones y $30 millones”, señaló Ríos. Y adelantó que la próxima calzada en ser reconstruida será la de Belgrano. Después seguirán por Constitución, Henry Dunant, Quirno Costa, Chacabuco, Ayacucho, San Ginés, Arias, Alsina, Ituzaingó y Colón.

Fuente: Agustina Heb para Clarín


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


+ 4 = 7