INFORMACIÓN GENERAL

Una familia recorrió mil kilómetros en bici para visitar su tierra natal

Una familia recorrió mil kilómetros en bici para visitar su tierra natal

Por Sabrina García

Kevin Bojanich (25), Narela Melo (24) y Thiago (4) recorrieron en bicicleta 1000 kilómetros desde Buenos Aires a Misiones para poder visitar a su familia que no veían desde hacía un año. 

Son de Garupá, Misiones. Kevin trabaja en Albatros (Prefectura Naval Argentina) delegación San Fernando y vivió en nuestra ciudad los últimos seis años. Hace cinco meses se mudaron al Talar de Pacheco, en Tigre, y desde allí comenzaron esta travesía de ocho días, cuatro provincias y mucho pedaleo. Dialogamos con Narela sobre este viaje.

Bicicleta de Tigre a Misiones-¿Cuándo surge la idea del viaje en bicicleta?

Hace como un año y medio surgió la idea de viajar, queríamos ir al sur pero por la pandemia hacía un año que no veíamos a nuestras familias y decidimos venir a nuestra tierra colorada. Queríamos viajar de una forma diferente. Empezamos a mirar videos de chicos que hacen cicloturismo y ahí decidimos largarnos en bicicleta.

De a poquito compramos primero una bicicleta, después la otra. El carrito que adaptamos para poder llevar a nuestro hijo, Thiago, tiene cinturón de seguridad. Pudimos acostumbrarlo a que disfrute viajar en el carro.

-¿Cómo fueron los preparativos? ¿Qué tuvieron en cuenta para hacer este viaje?

Primero empezamos a recorrer por Buenos Aires, a hacer kilómetros. Fuimos comprando todo lo necesario para acampar: anafe, carpa. Trajimos comida enlatada y todo lo necesario por si se nos pinchaba la rueda poder empacharla.

Familia que viajó en bicicleta-¿El viaje se vivió tal como lo planificaron? ¿Se les presentaron obstáculos?

El día que salimos fue toda una odisea. Fue hermoso porque fue todo disfrute. Salimos el 5 de enero y llegamos el 13. El primer día paramos en Ceibas, Entre Ríos. Hicimos más o menos 132 kilómetros y descansamos debajo de un puente. Al otro día lo hicimos en una estación se servicio, después nos quedamos en la chacra de unos amigos en La Cruz (Corrientes). También en la casa de la familia de unos amigos en Santo Tomé (Corrientes) que nos brindaron su hogar muy amablemente.

Nos hacíamos el test para ingresar a cada provincia y nos bajamos la App con el Certificado de Verano para poder circular. A la gente que dice ‘no, no puedo salir’ le digo que tienen que informarse. Nosotros buscamos en internet información porque cada provincia tiene su propio protocolo pero informado podes viajar.

-¿Tenés alguna anécdota del viaje?

Podes sentir los diferentes estados climáticos: cuando salís de Buenos Aires y entrás a Entre Ríos. El calor y el sol de Corrientes es diferente. Pudimos disfrutar la naturaleza al 100%.

Durante el viaje, el 9 de enero, Thiago cumplió 4 años. Pudimos pasar un cumpleaños diferente, estábamos en Federación (Entre Ríos) y le compramos algunas cositas y pudimos celebrar con él. Esa es la anécdota más linda del viaje. Pasar el cumpleaños en la ruta creo que no se lo va a olvidar nunca más.

-¿Sintieron en algún momento cansancio?

Hubo momentos en donde nos frustramos, por ejemplo con los estados climáticos (calor, lluvia) pero no nos hizo bajar los brazos. Al contrario, nuestra meta era llegar a Misiones como sea. Pero cansancio no sentimos. Nos levantábamos a las 5:30, desayunábamos y a las 6 salíamos. Parábamos al mediodía a almorzar y esperábamos a que el sol se calme. Retomábamos y seguíamos hasta las 6 de la tarde.

Hacíamos muchos kilómetros pero siempre respetando el descanso, estirar las piernas, recuperarnos. Íbamos tranqui.

-¿Tuvieron temores en la ruta por la velocidad de los autos?

Nosotros salimos de casa en paz, con la seguridad de disfrutar, ser positivos. El centro de nuestra familia es Dios y él en todo momento nos guardó en la ruta.

Al contrario, hubo mucho respeto. Los camioneros y autos bajaban la velocidad, se corrían, ponían el guiño. Algunos paraban y nos daban agua, gaseosa, lo que sea. Eso fue algo muy lindo, poder ver la solidaridad de la gente.

Viajaron a Misiones en bicicleta-Cuando tenés hijos chicos sabés que en los viajes ellos se aburren. ¿Cómo hicieron con Thiago?

No se aburría (ríe). Podía disfrutar de las vacas, los caballos, lo que veía. Cuando quería hacer pis o caminar nos decía y parábamos. Caminábamos hasta que se cansaba y pedía ir de vuelta al carro.

Le ambienté el carro con cosas de él: juguetes, oso, almohadita. Se sentía súper cómodo. Cuando terminábamos de pedalear y encontrábamos una plaza aprovechaba a jugar. Que el papá lo lleve en la bici, en su trailer le encantaba: dormía, jugaba, hablaba, cantaba. estaba súper tranquilo.

-¿Tienen pensando un próximo viaje?

Es importante aclarar que no somos profesionales ciclistas. Siempre nos gustó la bici, surgió la idea de viajar diferente y lo hicimos así. La bici es hermosa, te conecta con la naturaleza. Obviamente estás expuesto todo el tiempo pero podés disfrutar de otra manera.

Este es nuestro primer viaje pero no va a ser el último. Estamos planificando en el siguiente ir al sur que era la idea original. Quiero dejar el mensaje de motivar a la gente a que se compre la bici y salga. O en auto, moto, camión, con lo que sea. El peligro está latente siempre, sea auto, bici o avión. Esta experiencia fue hermosa y la vamos a guardar siempre en nuestro corazón.


  1. Lu
    Lu 19 enero, 2021, 22:07

    Agradezco que compartan su vivencia. Me encantó el relato de la vivencias.
    Los felicito por animarse y disfrutar de un viaje en positivo.
    Que sigan las bicicleteadas!!

    Reply this comment

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


2 + 9 =