INFORMACIÓN GENERAL

“Braian merecía vivir y disfrutar de su hija, como siempre quiso”

“Braian merecía vivir y disfrutar de su hija, como siempre quiso”

Por Sabrina García

Se llevó a cabo la cuarta jornada de debate en la causa sobre el asesinato de Braian Fillip. Entre los testigos hubo uno que casi termina detenido por falso testimonio.

La causa recaída en el Tribunal en lo Criminal N° 2 tuvo su cuarta jornada del debate oral que tiene sentados en el banquillo de los acusados a Belisario Bolívar Roswil Nelson y Luis María Lemez.

Ver: Caso Braian Fillip: estremecedores relatos de los testigos durante el primer día del juicio

En una nueva jornada de debate lo más significativo sucedió apenas iniciado el mismo: un testigo apurado por aclarar que no había dicho lo que figuraba en su declaración pero que aseguraba no haber leído. Casi un juego de palabras pero que expresado de otra manera, el testigo ingresó a la sala para irrumpir queriendo explicar que “no había leído lo que firmó” en su momento pero que aseguraba no expresaba lo que en realidad había dicho. Una contradicción por donde se la mire.

El relato del testigo, a medida que fue avanzando, mostró severas contradicciones al punto que el tribunal debió recordarle que podía terminar preso si faltaba a la verdad en su declaración. Fue allí cuando el testigo comenzó a recordar las situaciones y hechos que en su momento había expresado en su declaración en fiscalía y que precisamente comprometían a Enrique Zunino, ex suegro de Braian Fillip.

Fue tal la gravedad de sus idas y vueltas, por llamarlo de alguna forma, que el testigo quedó demorado y separado de su esposa hasta tanto ella prestara declaración en el tribunal un rato más tarde.

Así comenzó la jornada en donde apareció nuevamente los vínculos entre quien es señalado como principal sospechoso en la causa, Belisario Bolívar Roswil Nelson, y el ex suegro de la víctima, Enrique Zunino. Además de los ya señalados a lo largo de toda la cobertura del caso en donde está más que probado la relación de “amistad y de extrema confianza”, hoy se confirmó la presencia de dinero. Exactamente fueron 40.000 dólares los que “el doctor” (Zunino) le tenía que entregar al imputado para “poder traer a su familia de Venezuela” y hasta los insistentes llamados que le realizó tras el homicidio para “que le ponga un abogado”.

Ver también: La madre de Braian Fillip sobre la liberación de Zunino: “Es una enorme injusticia” 

El tribunal presidido por Esteban Andrejin, y acompañado por los jueces Ariel Introzzi Truglia y Julieta Makintach, escuchó en esta cuarta jornada el testimonio de 4 testigos. Dos de los cuales son el matrimonio que recibió en su casa a Belisario Bolívar Roswil Nelson días más tarde del homicidio cuando éste era intensamente buscado.

Tras la declaración del hombre, su esposa, en su declaración procuró informar, sin que se lo preguntaran, los orígenes que justificaban la importante suma de dinero que Zunino le debía entregar al imputado, dejar en claro que volvió de “Entre Ríos no porque se quería escapar como se dijo sino porque fue a buscar a su hermano” algo que tampoco realizó porque “se enteró que lo estaban buscando y pego la vuelta”. Sin embargo, en su regreso Belisario se presentó en su casa, dejó indicaciones y continuó prófugo hasta que finalmente fue detenido en José León Suarez tras varias persecuciones.

Otro testimonio fue el realizado por personal policial quién participó de los operativos de allanamiento, persecución y detención que se llevaron a cabo en el caso, detallando pormenorizadamente cada actuación.

Finalmente, la declaración de una amiga de Braian quién relató como fue testigo de aquella vez cuando, en pleno proceso de vinculación entre la víctima y su hija (fue negada su paternidad más de un año), escuchó a Zunino amenazarlo de muerte.

La joven explicó cómo fue la relación de Braian con la mamá de su hija, cómo se complicó el vínculo con su suegro a partir del embarazo, lo que debió atravesar para conocer y disfrutar de su hija, la reconciliación, los sueños y deseos que tenía de poder finalmente consolidar esa familia que había armado.

-¿Algo más quisiera agregar?, consultó la magistrada

-Sí, que merecía vivir y disfrutar a su hija como siempre quiso- completó la joven mientras se escuchaban los sollozos de la familia.

 

Una nueva jornada de debate terminó. En las puertas de los Tribunales de San Isidro se exhiben los carteles que recuerdan el pedido de Justicia por Braian. Una mujer pasa, se detiene a leerlos, les saca foto y sigue. Ojalá, al final de este debate, esa justicia llegue.


Sin Comentarios

Escribí un comentario
Todavía no hay comentarios! Vos podés ser el primero en comentar este post!

Escribí un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados con*


1 + = 3